Epicuro

"Haec, inquit, ego non multis, sed tibi; satis enim magnum alter alteri theatrum sumus."

Epicuro




noviembre 09, 2013

Augurio


 Luis Fernando Gutiérrez-Cardona

¿Y dónde quedan los derechos humanos de las aves? ¿Más, tratándose de estas que no son de galpón engordadas con hormonas y subproducto de si mismas, sino compañeras empolladas en casa, alimentadas con cosas de la mesa y habitantes bajo el mismo techo? No. No hay manera de volver sancocho una persona de estas. Sería como hacer sudado de hermano. Que mueran de viejas las hermanas gallinas, los hermanos peces y las hermanas vacas. Que se absorban en la tierra las hermanas papas y que no dejen de ser raíces las hermosas zanahorias. Que vivan en paz animales y vegetales. Que lleven en sus picos los pajaritos a las hermanas frutas.

Que nada coma el hombre, que se extinga. Pues para nada sirve excepto para servirse a si mismo y para hacer más hombres tristes que harán más hombres tristes. 

Que dejen la tierra en su lugar, en su lugar cada metal, cada gota de petróleo, cada roca y que del agua no se apodere nadie. Que el aire no sea tamizado por los pulmones infectos de tabaco de billones de bípedos estúpidos que luego reclaman ser sanados de lo que se metieron en el cuerpo. Ni invadido por el humo de fábricas que hacen cosas innecesarias de lo que se arrebata de la tierra con violencia.

Que por cada niño que nazca se mate un viejo, así estos dejarán de hacer de aquellos.

Si no es así, auguro: que en cien mil millones de años o antes, o después, el sol agigantado nos volverá comida y nos expulsará, como nosotros hacemos ahora con todo, por su agujero negro. 

Si no creen en mi profecía, esperen. Y verán.


Foto: Hugo Vélez Isaza


*

No hay comentarios.: