Epicuro

"Haec, inquit, ego non multis, sed tibi; satis enim magnum alter alteri theatrum sumus."

Epicuro




agosto 04, 2006

Ayúdanos, Pablo, vos que supiste hacerla.


Luis Fernando Gutiérrez-Cardona


Hablemos de la vida, del ser, de la conciencia, de la no mente, de la no acción y de la vacuidad. Olvidemos por unos días esta ropa que llevamos puesta, lancémonos en pelota desde el puente, soltemos una risa que haga correr las viejas que van camino de la misa y hagamos que los curas nos echen agua bendita con sus isopos. Que nos exorcisen y nos saquen el demonio que se nos ha metido dentro, o que le ayuden a salir porque está aburrido allí. Somos aburridos: tanto que el mismo satanás quiere marcharse. No es sino que le digan "¡Sal fuera!", como a Lázaro, y se irá agradecido de haber abandonado tal infierno.

Que nos persigan por locos hasta matarnos. Con el seguro funerario pago, veinte mil pesos, cinco dólares, doy para eso al año, alguien se encargará de enterrarnos y totiarse de la risa cuando la compañía le entregue el cheque del otro seguro: el de vida, que gozará por muerto.

Pablo el de Tarso, chiquito él, feísimo él, egoísta él, mala persona él, mercenario él, fanático él como cualquier converso, se iluminó cuando se cayó del caballo y se dio un mamonazo en la cabeza. De ahí salió loco, perdidamente loco y se inventó una religión. Cultor de la imágen se ideó una forma de morir distinto, para que no lo confundieran con otro producto. Ahora le rezan, tiene catedrales y estatuas en que se cagan las palomas. Un montón gritan desaforadamente sus frases por la televisión. La locura lo hizo santo. Y grande. ¡Ah! por el viejo libertario que dijo que solo nos hace grandes el vicio o la virtud. Amén.

Ayúdanos vos Pablo de Tarso, llamado San, que supiste hacerla y me pondré de rodillas ante alguna estatua tuya. Como no somos locos, no nos crucificarán cabeza abajo, sino que nos enterrarán boca abajo con la intención de que si no estamos muertos, escarbemos hasta las antípodas!. Si podemos. Y no volvamos a reclamar lo que otro ya hizo.

No hay comentarios.: