agosto 27, 2016

Estamos viejos




Luis Fernando Gutiérrez-Cardona


Estamos viejos, Amparo. No distinguimos ya el día de la noche. Ni sabemos si estamos dormidos o despiertos. Nos da igual. No vamos por las cosas, las señalamos. Y esperamos que vengan a nosotros. Nos queda mal reír y no soñamos más que cosas del pasado cada vez más presente. Estamos solos porque no somos compañeros de nadie. Nos parecemos a los perros que miran todo el tiempo su plato de comida y lo apuran cuando alguien lo llena; y esperan otra vez. Estamos tristes, Amparo. Asustados. Quizás la muerte ya nos chuleó en su lista y siguió de largo, porque la vejez lo vuelve a uno invisible. Debemos molestar para hacernos notar. Olvidamos el nombre de las cosas -las personas también se hacen cosas-. Tenemos que pensar a dónde vamos y planear el camino. Nos aterroriza cruzar la calle, saludamos los desconocidos y preguntamos ¿quién es este que me saludó?   No quisimos ser viejos, Amparo, y ya lo somos.  Y ya lo estamos. Y nos gusta ir a donde van los viejos para sentirnos jóvenes entre ellos o iguales, y tenemos que ablandar las tostadas en el té. Dos solitarias gotas de lluvia son un aguacero que nos hace apurar. Sacamos el paraguas, roto ya sin que ello importe.  Cuidamos los pasos, los contamos. Y te siguen hasta la puerta de tu casa no sea que te pierdas y pruebes las llaves en la cerradura ajena. ¿Qué dirá la gente? Son las cuatro de la tarde, Amparo... Si, Fernando. Vamos, es muy tarde.

©






agosto 26, 2016

Acuerdo y Plebiscito


Luis Fernando Gutiérrez-Cardona

. "Si tengo que elegir entre la paz y lo correcto,
elijo lo correcto.".
T. Roosevelt


Mis dos preguntas son:
—Si voto si ¿a qué digo si y a qué digo no?
—Si voto no ¿a qué digo no y a qué digo si?

Pues en ambos casos estoy diciendo si a algo y no a algo. Y hay que sopesarlo.

El tema del si y el no no puede ayudarse a polarizar entre el Innombrable I y el Innombrable II. Los acuerdos deben defenderse por si mismos y uno como ciudadano tomar su determinación basándose en lo concreto. ¿Se acabaron los secuestros, los bombazos, las piernas mutiladas, las masacres, las voladuras de torres y de oleoductos? ¿Dejarán de narcotraficar, de traficar con armas? ¿Quedan libres los peores criminales? ¿Adquieren poder, congreso y dinero? ¿Se les entrega territorio? ¿Se modifica el modelo económico? ¿Habrá expropiaciones abusivas? ¿Nos llenarán de milicianos de Cuba y Maduro? ¿Surgirá el nuevo oficio de exguerrillero con derechos distintos de los demás? Estas son cosas concretas.

Todos aceptan que hay cosas buenas y cosas no tan buenas, pero en el propio balance cada uno resuelve. No es la pelea entre innombrables. Es la nación como concepto: el territorio y sus habitantes.

Texto final del acuerdo.

http://static.iris.net.co/semana/upload/documents/acuerdo-final-con-las-farc.pdf

Mire a ver. Anímese. Son casi 300 páginas. Lea, mastique y trague, sapos incluidos, diez por día. Acompáñese al efecto de abundante sal glober u otros digestivos y remedios contra las úlceras. No vote sin leer. Tiene 30 días para ello. 10 páginas por dia. Con cuidado, no vaya a intoxicarse ni a empalagarse. No cape páginas, sea honrado consigo mismo.

©


Ya leí las 300 páginas. El punto es ¿con qué plata se pagará semejante engendro? Con la viveza nacional los guerrilleros pasarán de siete mil a siete millones, mínimo, multipliquen solo por los cincuenta millones iniciales (28 más mieles y pelotas). Pero eso es una bicoca en relación con lo que valen "los compromisos de La Habana". Un nuevo derecho, una constitución paralela, un nuevo paraíso terrenal. Llevamos 200 años de Independencia y aún no cumplimos los deseos de las Constituciones de Bolívar ni las leyes de Santander. Por falta de plata y exceso de robo. Pero quizás lo hagan en otros 200. Las actuales generaciones vivirán 100 años al menos, para ver la mitad de "algo hermoso, algo divino, lleno de felicidad..." Y para pagarlo. Así sea.

©

 







agosto 25, 2016

Superhéroes





Luis Fernando Gutiérrez-Cardona


Me preguntaba sobre la felicidad de los súper héroes. ¿Qué tan feliz es Superman? Es claro -para mi lo es- que Batman no es nada feliz. Es un personaje solitario que vive en lo profundo de la noche y de su baticueva alimentando maneras para deshacerse del Guasón, pero queriéndolo todo menos deshacerse de él, pues acabaría con ello su razón de existir. No tiene amantes. Alfred Pennyworth, su mayordomo, es un yes man bastante simplón, y Robin, de quien estuviera totalmente enamorado, murió en alguna temporada aunque haya resucitado luego con ansias de vengarse de quien fue su amante. Superman es más diurno, pero no menos opaco. Debe ser por el hecho de estar obligado a volar en calzoncillos, con botas fucsia y sospechosa capa que le otorga estabilidad en el vuelo. Platónicamente enamorado de Luisa Lane quizás haya tenido que rehuirla para evitar los efectos de un superpolvo. La kriptonita lo persigue. Lex Luthor se enamoró de él y no lo suelta. Pero al igual que Batman, Superman también tiene que amar a su enemigo para garantizar su propia existencia. Ha carecido de amigos y amiguitos, lo que no pasó con Tarzán que tuvo su Chita, Mandrake a su Lotario y Eneas a su Benitín.  No sé mucho más de superhéroes. Los actuales con cuchillos que les salen de las articulaciones, o que se convierten en masas de colores no los he estudiado suficientemente. El hombre araña.
¿Cuál superpoder te gustaría? La inmortalidad. ¿Y por qué? ¿Qué puede tener de bueno ser inmortal? La telequinesis, y la telepatía, completó. ¿Que no haría con tales poderes?. No entiendo el afán por la inmortalidad. A la final, los dioses también mueren. Y al aburrir trayendo a colación los griegos, no recordé el nombre del personaje. Pensaba en Titono, hermano de Ganimedes. Eos, Hera, la diosa del amanecer, los gozaba a los dos como amantes pero  un día Zeus enamorado de él, se robó a Ganimedes para convertirle en su copero y para otras actividades varias. Eos, desolada, pidió a Zeus que convirtiera a Titono en inmortal, Zeus lo concedió sin dudarlo. Pero Eos preocupada por la mortalidad se olvidó de algo igual de importante y necesario, la eterna juventud. Tinoto vivió muchos años más, pero la vejez empezó a hacer estragos en él. Su piel se arrugó, fue menguando y envejeciendo hasta que terminó convirtiéndose en grillo. Titono fue condenado a vivir eternamente enfrentándose a una vejez que nunca quiso. Por ello cada mañana antes de la salida del sol llora produciendo el rocío con sus lágrimas, mientras susurra el reconocido sonido con el que pide su muerte. Zeus en cambio puso a Ganimedes dentro de las estrellas y allí sigue sonriente y escanciando néctar a los dioses. Así es la vida, hay que saber con quién juntarse.

©



Lapas




La paz es una cosa y lapas es otra. Hay mucho de estas en la otra. Y las que habrá.


©

Plebe





Si
No.
¿Si?
¿No?
No ¿si?

Si ¿no?

Sino
¿Sino?

Si-g-no.
De-si-g-ni-o.

 Así, no.
No. Así.


©


Noticias de la parroquia



La Corte Constitucional, en pleno, debería renunciar pues alli pasan cosas muy raras. Las ratas se reproducen.  Y el Senado debería autosuspenderse por la misma razón. Se decía "Honorable" a los Magistrados. Lo cual significa "Digno de ser honrado o acatado." Honorable Magistrado Amado Gutiérrez Velásquez, Honorable Magistrado Alfonso Reyes Echandía, Honorable Magistrado Miguel Lleras Pizarro... de eso queda poco, si quedara algo. Esos sillones son solo elementos de la piñata que el Estado es. Mercancía de intercambio.

©



agosto 23, 2016

Ese amor


Luis Fernando Gutiérrez-Cardona



Ese amor
es un amor extraño
imposible
pendular
veloz y dependiente...
Un amor sin lugar
intenso
apenas de escapada.
Absurdo
Voraz
Imprescindible.



©





agosto 21, 2016

Maneras



Hay mil maneras de decir algo a una persona sin herirla, y una que lo hará. Conmigo escogen esta siempre. Quizás lo noto más por ser de quienes aman la palabra,  la conocen o investigan su significado. Y de los que entienden las señales. Afectamos a quien nos quiere bien, porque a quien no nos quiere no le importa.

lfg-c©


Brasil



Brasil se creyó el cuento de su desarrollo y su capacidad económica y pagó un alto precio que no podía pagar. Hizo bajo protestas populares el mundial de fútbol e hizo los Olímpicos a trompicones. Los hizo pero no ganó nada con ello. Las competencias se cumplieron, la televisión mostró cada detalle, el presidente tramposo los inauguró bajo una enorme silbatina. Los nadadores norteamericanos inventaron un vídeo que dejó patente lo que sentían por el lugar en donde estaban. Estos eventos encierran mucho de estrambótico y de despilfarro. Amigos que han estado en China y pasaron a ver el Nido del Pájaro, aquel espectacular estadio, cuentan que es hoy un visible monumento al abandono. Brasil buscaba ganar prestigio como sede de esos eventos, y lo que hizo fue perderlo tanto hacia el interior como hacía el exterior. El mundial de fútbol de Qatar, conseguido a punta de sobornos igual que el de Rusia están ya rodeados de escándalos. La FIFA implosionó. Un miembro del COI está preso por negociar entradas. Algo tan importante como la maratón pasó lánguidamente en calles vacías y remató frente a unas tribunas solitarias. Una final como la del baloncesto no lleó el escenario. En definitiva eventos de esos debe hacerlo quien puede, quien realmente puede. No quien quiere. Se equivocan los paises pobres que toman esos compromisos (la factura por Rio 2016 es de 20.000 millones de dólares), y los grandes que permiten que enormes recursos que la poblaciòn de ellos requiere en su desarrollo, se desperdicien en beneficio de los más ricos. Está bien que Japón haga 2020: tienen con que.




©



agosto 19, 2016

Revisión



Luis Fernando Gutiérrez-Cardona


Es duro estar en esos momentos en que se despide la madre de alguien, la hermana, la tía, la persona que uno trató, con quien se compartió conversación, risas, miradas, comidas familiares. Alguna indiscreción.
Es curioso que aún vamos a una iglesia a hacerlo. A oír hablar de cosas que sabemos que no existen. La resurrección. El descanso eterno incompatible con la vida eterna. El premio y el castigo. El regalo del justo. Dios.
Vamos porque ello nos hace sentir integrados en algo.
Pasan por la mente los momentos en que hemos sido los principales dolientes y agradecemos que tanta gente, mucha de ella desconocida y desconocida entre ella además, haya llenado la iglesia porque de alguna manera coincidió con el muerto o con su entorno.

¿Vamos por vernos con otros con quienes solo nos encontramos en tales momentos?
Vi hoy personas que hace mucho no veía y no me reconocieron y yo apenas si, con algo de esfuerzo. Vi los que asisten  para dejarse ver, para dejarse saludar, para juzgar, criticar y captar chismes o esparcirlos. Para apuntar quien estaba con quién y quién no.

Estoy un poco estupefacto. ¿Deberíamos entregar el polvo al polvo en la intimidad, sin ceremonias ni discursos?
Asusta comprobar que el abrazo es apariencia pues alcanza una mirada y una voz de silencio comprensivo.
Sorprende el grado de intolerancia y rabia que hay en el ambiente Cuando se habla más de humanidad -en un entierro es cuando más se habla de la vida- somos cada vez menos humanos. La constante postura de ver el detalle malo y exponerlo auto victimizándose, como si ser humano no fuese ser imperfecto y como si la perfección fuera el don de el otro para podérselo sacar en cara.
-

Ya no suenan la campana al momento de la elevación.
Ya no hay elevación en la elevación.
Todo es de la altura del ego,
enorme pequeñez.

© 




agosto 18, 2016

Faroles



Se ven cansados los faroles. Doblados por el peso de los años pero más por el desprecio los postes de bronce con sus brazos deslucidos y esos vidrios baratos, azulados.
La catedral, utilizada como cueva de ladrones -hay comercio en sus rincones- no tiene doliente. Rodeada de la jauría urbana que convirtió el centro  de la ciudad en plaza de mercado, prostíbulo y venta de rosquillas. Y las roscas al frente.


lfg-c©

Pretelt



Pretelt pretende, por palanca procurador, permanecer patrocinando pútridas patrañas para podrir poder piramidal permeado por prácticas perversas. ¿Podrían permitírselo poderosos parlamentarios? Plata por pasar procesos. Pónganlo prisionero prontamente.

©

Declaración



Luis Fernando Gutiérrez-Cardona


No amenazo con cadenas ni con jaulas.
No tengo autoridad mental ni física para ello.
Y si usted lo hace o la tiene, peor para usted.
Pero si no, tranquilos: libres, no amenazo con huidas ni abandonos. No lo haga.
No hay venganzas ni hay odio. 
Si quiere, por su voluntad, ser cautivo o cautivarse, es libre de hacerlo.
Y de no serlo más.
Amor y cautiverio no combinan a menos que combinen.

*

agosto 17, 2016

Pregunta



En estos días me preguntó qué haré cuando ella muera. Le respondí que quizás muera yo primero, pero si no, lloraría mucho en solitario y pasaría de nuevo por mi corazón los momentos que compartimos; que abrazaría a sus hijas, si me lo permitieran, e iría a su tumba  muchas tardes a conversar un rato con el viento. Estábamos en La Suiza y se puso a llorar. Me temo que antes de morir la alcanzará el Alzheimer y ruego porque no se muera viva. Y por vivirla mientras vive.

lfg-c© 

Espacio



Yo patrocino que seas joven, libre, feliz y con el horizonte abierto. Que no hagas más que lo que toca en el momento que toca. Que entiendan y entiendas que una jaula de oro también es una jaula. Que la cárcel lo es tanto porque no se puede salir como porque no se puede entrar. Estoy porque quienes conducen nuestra existencia por habernos creado o participan de ella por habérselos permitido sepan que hay un espacio que el ser se otorga a sí mismo y respeten sus límites sin tener que batallar por ello. Que el espacio que uno ocupa es diferente del que ocupa cada quien.

lfg-c© 

 

Escandola




Los niños y las niñas se convirtieron en mercancía constitucional y legal a disposición de quien quiera manosearla con fines políticos, religiosos y como factor de poder. Produce mucha plata. En el fondo de la escandola hay plata. Con la cartilla que existe pero no existe dejaron de existir mil seiscientos millones. Así, para empezar.

©



 

agosto 15, 2016

Lugares






Hemos habitado el mundo,
todo en él te recuerda
luces y sombras


©