marzo 24, 2017

Alteridad






Luis Fernando Gutiérrez-Cardona

Es bello extrañarte y no extrañarte.
Verte y no verte.
Y suponer que a veces puedas sentir un aleteo ansioso del viento
en y sobre tu boca.
En tu piel.
Son los besos que anhelo en la alta noche, y al medio día.

Si digo de mí esto ¿qué dirías?

Ejerzo de lo que soy:  de ser humano.
Y veo  los demás de igual manera.
No soy lo que hago, no soy lo que estudié o estudio, ni lo que tengo. No soy el interrogatorio estándar.
No soy de donde vengo, no se a donde voy. 
Ni lo que digo.
Puede hacerme todas las preguntas y no obtendrá todas las respuestas.
No busco nada pero estoy abierto a encontrarme con todo al ritmo del ser, al ritmo del corazón
-del corazón como el centro-
sin esquemas, sin cuadriculas.
Sin rótulos. 

Puedo ser un amigo muy peligroso.
Deben evitarme.

©

marzo 23, 2017

Oroburo




Luis Fernando Gutiérrez-Cardona

Es emocionante, es triste, da ira. Emociona descubrir la gente que hace cosas a favor de otra gente, y la gente que requiere que hagan cosas a su favor. Cosas sencillas: desayuno para los niños, un plato a unos ancianos, transporte para unos estudiantes o una litera en que dormir. Tristeza por el país tan pésimamente gestionado que hace de las carencias de unos el poder de otros. Y la ira de que no puedan o quieran arreglarlas porque los poderosos roban, trafican, desperdician y malgastan recursos infinitos. Y siguen siendo poderosos y siguen robando. Los corruptos se alimentan de la debilidad de los sometidos;  estos los alimentan con sus votos a cambio de un mendrugo. Es sencillo. Es eficaz. Cuatro mil millones de dólares se roban en Reficar, y quienes lo hacen son los ministros que para pagar proponen subir los impuestos al congreso que aprueba, a cambio de más de lo mismo: prebendas y otros robos.

©

marzo 21, 2017

Los corruptos



Supongamos que uno va con un amigo a ver algo que él quiere, o necesita, pero vale el doble de lo que tiene. Y uno se las ingenia para decirle al vendedor que se lo venda por lo que él tiene y que uno pagará el resto sin que se entere.Y así se hace. O supongamos que uno necesita algo y que otro se ofrece a pagarlo. Supongamos que eso sea entre amigos y que después se genere un problema porque en ninguno de los dos casos el beneficiario se enteró. Bueno, eso, dicen, pasó con OIZ y JMS y Odebrecht. No es inusual en la vida aunque un candidato se cuidará muchísimo de ello y quien done a un candidato se preocupará mucho de que éste lo sepa. Menos claro el segundo caso porque en el primero medió un contrato y un pago en regla por el valor del mismo, mientras que en el segundo todo se hizo por debajo de la mesa. ¿Por qué unos tipos se quieren hacen nombrar presidentes de la república e invierten en ello cien mil millones de pesos? ¿por qué tantos se pegan de las campañas? Pues, obviamente, por el poder. Y el poder es poder hacer lo que se quiera, en beneficio propio y de los amigos. Gobernar es nombrar, decía Fernando González el filósofo de Medellín. Y repartir contratos y manejar el presupuesto como mejor convenga a sus intereses. La corrupción permea todo porque hay algo en nuestra mentalidad que la hace corruptible. Nos parece normal el torcido, de robar energía eléctrica a ofrecer algo al policía para evitar la multa de tránsito, o la comisión implícita y explícita en todo. Transgredir la ley es viveza, no hacerlo es bobada. Tanto, que el candidato perdedor, perjudicado por los afiches bajo la mesa, cuyo slogan de campaña fue "no se vale todo" -por el cual voté y sufrí- termina aceptando lo que le hicieron de manera que si se vale todo. No se si Alberto Lleras robó, o si lo hizo Guillermo León Valencia. Lleras Restrepo se robó las elecciones para Pastrana y de ahi para adelante todo es un inmenso relajo. López, Turbay, Betancur no, pero su combo..., Barco no se daba cuenta de nada tocado como estaba por un alzahemir avanzado, de Gaviria, Samper y de Pastrana Jr. que pena, de Uribe y Santos que vergüenza. Y en los municipios y departamentos la podredumbre es total. Y la noche que llega...

lfg-c 


marzo 17, 2017

Así.


Luis Fernando Gutiérrez-Cardona



que no esté aquí al despertar
que no esté
en la mañana
al medio dia, ni en la tarde...
que no esté al anocher
contando lo del dia
dejando de hablar
cuando me vence el sueño
- y ni poder soñar-
por el viento
que ha cerrado todo
morir no es otra cosa
que haber vivido

©



Distancia




Saturno está muy lejos de la Tierra.
Pero no más lejos que la Tierra de Saturno.
Con dos planetas en medio.

No estás más lejos de mi que yo de ti;
ni menos cerca.

lfg-c©


marzo 15, 2017

Morir




Muy joven conducía su motocicleta por algún lugar de la ciudad. Tomó una decisión de las que se toman al manejar -ni atrevida, ni inusual, ni irresponsable- y acabó contra un muro de concreto en cuatro ruedas. Amaba la vida. Era la muerte que lo amaba.

lfg-c©

marzo 14, 2017

Vivir


 Luis Fernando Gutiérrez-Cardona

Poco me importa.
¿Poco me importa qué?
No sé.
Poco me importa.

—F.  Pessoa


Vivir contra el sistema como el chico de la película en Alaska en una camioneta hasta que se acaben las provisiones e incapaz de regresar a la tienda capitalista a reponerlas, perecer de frio habiendo hecho lo único que vale la pena hacer: nada. O inventarse una forma de extinguir la especie aunque extinguiéndose de ella el resultado es igual, con menos drama.


marzo 13, 2017

Otro dia



Luis Fernando Gutiérrez-Cardona


"Pero de todos modos he llegado a la edad en que la vida, para cualquier hombre, es una derrota aceptada. Decir que mis días están contados no tiene sentido; así fue siempre; así es para todos. Pero la incertidumbre del lugar, de la hora y del modo, que nos impide distinguir con claridad ese fin hacia el cual avanzamos sin tregua, disminuye para mí a medida que la enfermedad mortal progresa." (M. Yourcenar, Memorias de Adriano)

Si yo fuera tú y tu fueras yo un día como hoy te llenaría de cariño, te cubriría de palabras, te haría saber de mi afecto hora por hora a lo largo de la vigilia. Y a lo largo del sueño te soñaría hasta despertar. En contra de la vida y a favor de ella habría buscado la manera de verte un instante y entregarte un ramo de hojas como presente y como presencia. O alguna de esas cosas que no cuestan dinero. Si fuese tú y tú yo. Mas tú eres tú y yo soy yo. Mas tú me ves de cierta manera y de cierta manera es como te veo yo.

No se comprende que despreciar y depreciar sean la misma cosa. Que se vierten palabras al viento por una razón y más de una. Que quienes amamos las palabras también vivimos de ellas. Que las dejo ir para tener que respirar y en que flotar. No se comprende y sí, sí se comprende. Difuminados, un saludo es como la ratificación de que existimos; se advierten por tanto las ausencias. C
ierta dosis de tranquila excitación ahoga los aullidos del lobo estepario.

En este punto los muchos se quedaron atrás, y lo que se ve adelante son los pocos. Empiezan a doler las articulaciones, la espalda se enamora del suelo, los pies del cielo y la mente se inclina a las divagaciones.

§






marzo 12, 2017

Si...


Luis Fernando Gutiérrez-Cardona

Y si, por variar, hubiese a quien decir te quiero sin que mediara una reflexión, sin que asomara un reproche... Si, digo yo, fuese posible sugerir que la noche de lluvia, de frío y viejas canciones, amerita unas piernas envueltas en la cintura y respondiese con un chispazo en los ojos, apenas sugestivo. Y si se agradeciesen los besos que se reciben, no los que se dan. Y si desaparecieran los ojos de la espalda. Y si pudiese llamar sin una respuesta que se note evasiva. Si pudiese ser que no se envejeciera, y que se viviera sin vivir para no contaminarse del aire, ni contaminarlo. Y si hubiese un botón de rebobinado rápido que incluyera el olvido y el borrado seguro... Y si no hubiese habido aquella tarde de encuentro y el camino, solo, no fuera otra cosa que no fuera camino. Y en fin. si...

marzo 10, 2017

Desolaciones





Luis Fernando Gutiérrez-Cardona

Pocas cosas presagian más la distancia que se establecerá entre dos seres, que las palabras 'te amo'.

Terminan, siempre, por ser atadura y por ser rencor.

(Muchas veces me planteo no ser más un elemento discordante en su existencia. Que sea una amistad del alma con las caracteristicas de tal, sin anhelos, sin angustias; con distancia. Sin atrevimientos ni deseos. Avanzando en la carrera se van cumpliendo las metas, y ser feliz por ello. Y ser útil.

Por lo demás -por todo lo demás- contar en la vida tanto cuanto sea posible y cuando sea aceptable. Sin molestar, sin ofrecer, sin mendigar).


marzo 08, 2017

Nocturno




Luis Fernando Gutiérrez-Cardona

Deseo que pase. No solo que una explosión de sentimiento me invada el alma, sino que salga al exterior.  Son dias de haberse marchado de improviso y no se. El hecho de ser el de la mitad me conecta con todos encima y todos debajo. Los mayores son mayores y los menores menores, todos cercanos. Es tonto ser así, con sentimientos. Lloré a mi hermano en los brazos de otro; a mi padre en soledad con sentimientos de culpa y abandono -más llorando por mí mismo; a mi madre en el regazo de una vieja amiga -ya amiga vieja-  habitante hoy de las sombras. No sé si con las articulaciones se endurece el sentimiento, el corazón y la mente o si se secan las lágrimas. Lo rechazo, no lo acepto, no debe ser así.


marzo 06, 2017

Tres



De pronto tres golpes sustituyen el presagio de tres besos. Tres sablazos certeros, zas, zas, zas. Y lo que es, vuelve a ser lo que era...

"La del amor, la de la muerte, la de la vida..."

lfg-c©

marzo 03, 2017

Notas



Si no veo la luz al final del túnel es por haberla dejado a mis espaldas.

lfg-c©



febrero 28, 2017

Con la iglesia topamos, Sancho

 Luis Fernando Gutiérrez-Cardona

Pregunté en la reunión de familia dirigiéndome a quien está más vinculado con el movimiento, si Jesús había sido feliz alguna vez. Pensaba sugerirle al sacerdote que nos visitaría que centrara la ceremonia en ello. Inquirí si los evangelios mencionan en alguna parte a un Jesús alegre. Si rió alguna vez, o si su vida fue solo sufrimientos y pasión. Todos concurrieron a dar una respuesta pronta: que a sus doce años cuando predicó en el templo, que fue feliz echando a los mercaderes del templo (en realidad estaba iracundo, aunque uno puede estar contento de estar bravo -anoté correoso-), que Jesús es alegría, razonó alguno. Qué fue feliz en su vida oculta, hasta los 30. Que con la Magdalena. Pero no. Yo solo pregunto: ¿hay alguna parte en los evangelios en dónde Jesús está contento? Si, dijo mi hermano: en las bodas de Canaán, con lo del vino. Bueno, no estaba muy contento, anoté, le reclamó a su madre que se hubiese puesto a contar de lo que era capaz cuando su tiempo aún no había llegado. Quedamos en averiguar más.

Alguien que sabe me lo confirma concluyente: "Aunque Jesús irradiaba alegría, y la buena noticia del Reino es fuente de gozo, este sentimiento no aparece en los evangelios." ¿Era un amargado, pues? "Aparta de mí este cáliz...", "Padre, ¿por qué me has abandonado?"

Concluyo que me gusta el Sermón de la Montaña y quizás la parábola del Buen Samaritano, así, al rompe. Aquel por poético, no por consistente, y ésta por preguntarse quién o qué es el prójimo.

Terminamos hablando de si Pablo de Tarso, San Pablo, era misógino. Afirmé, sin dejar de reconocer que me cae muy mal el tipo, que claro que lo era y no por efecto del golpe en la cabeza al caerse del caballo si no por los tiempos, abonándole el beneficio de la duda.

Y cité:

• "Las mujeres escuchen en silencio las instrucciones con entera sumisión. Pues no permito a la mujer enseñar ni tomar autoridad sobre el marido; mas estése callada. Ya que Adán fue formado el primero, y después Eva. Y además Adán no fue engañado, mas la mujer, engañada, fue causa de la prevaricación de la caída en el pecado. Verdad es que se salvara por medio de los hijos, si persevera en la fe y en la caridad en santa y arreglada vida. —1 Timoteo 2: 11-15)
• "Mas quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo hombre, como el hombre es cabeza de la mujer, y Dios lo es de Cristo. Por donde si una mujer no se cubre con un velo la cabeza, que se la rape. Y si es cosa fea a una mujer el cortarse el pelo o raparse, cubra su cabeza. Lo cierto es que no debe el varón cubrir su cabeza, pues el es la imagen y gloria de Dios; mas la mujer es la gloria del varón. Que no fue el hombre formado de la mujer; si no la mujer del hombre; como ni tampoco fue el hombre criado para hembra, sino la hembra para el hombre. —1 Corintios 11: 3-9, San Pablo.
• "... El hombre es cabeza de la mujer, como Cristo es cabeza de la Iglesia, cuerpo suyo, del cual es asimismo salvador. Que la esposa, pues, se someta en todo a su marido, como la Iglesia se somete a Cristo." —Efesios 5: 22-24, San Pablo.
• "Hagan como se hace en todas las Iglesias de los santos: que las mujeres estén calladas en las asambleas. No les corresponde tomar la palabra. Que estén sometidas como lo dice la Ley, y si desean saber más, que se lo pregunten en casa a su marido. Es feo que la mujer hable en la asamblea." —1 Corintios 14: 34-35.
Por supuesto, con los tiempos también las palabras de Pablo han sido puestas en duda sobre su origen, o suavizadas: 'esclava os doy más no mujer', fue convertida en 'compañera os doy más no esclava'. Fácil. Pero eso es otra cosa.


§ 



febrero 27, 2017

Abrazo



Ayer mi sobrina más pequeña, que no tiene aún dos años participó con sus chispeantes ojos azules, su sonrisa franca y sus manos extendidas en su primer abrazo colectivo de familia. Amar no es necesariamente algo innato; la capacidad de hacerlo y cultivarlo es aprendida. Enseñamos a querer a lo largo y a lo ancho. También ocurre que no se enseña, o no se aprende, o nada.

§


Notas




Luis Fernando Gutiérrez-Cardona

Soy especialista en amores platónicos. o en malos amores que se arrepienten y acomodan la culpa. Mejor los primeros porque no se enteran. La única infidelidad que se puede cometer en ellos es el olvido, y es consigo mismo. 

El juego de la excesiva sinceridad lo encuentro innecesario y cruel; "megusta/nomegusta" es un problema insoluble que tiene como única alternativa la carencia de alternativa, es decir no atreverse a proponer. Hay otras maneras de expresarlo o debería haberla. Digo. Para no hacer sentir mal a quien se atrevió a pensar en ello.

©