Epicuro

"Haec, inquit, ego non multis, sed tibi; satis enim magnum alter alteri theatrum sumus."

Epicuro




abril 28, 2017

Echo de menos...




Echo de menos a mi amigo venezolano. Hace días dejé de verlo por aquí, dejó de escribir y de escribirme. No hablamos de política; gozaba su amistad y sus escritos.
Ojalá el vórtice de los tiempos en su país -que le había arrebatado su trabajo- no lo haya tocado en otras formas.
Confío verlo pronto, espero que esté bien, Rubén.

Donde esté, de mi parte, un abrazo desde el corazón.

Cubos





Luis Fernando Gutiérrez-Cardona

Este es un mundo surrealista en que vivimos flotando en un cubo transparente ninguna de cuyas seis caras existe; pero el cajón, como caja de resonancia, sí. El dialogante es único e interactúa con su propio eco. Actor y espectador, hace memorables interpretaciones para sí mismo que se refleja, y que la galería aplaude clamorosa con una mano mientras la otra se estira mendicante. El cubo es impenetrable; otros cubos, muchos cubos, le acompañan como amigos en una deriva obtusa. "No hablo con desconocidos" me dijeron hace poco y pensé ¿quién conoce a quién? ¿No es necesario haber sido desconocido para pasar a conocido?

Si me mandara un mensaje a mí mismo tendría que rechazarlo porque tengo a mucha honra el no conocerme. Y si me conociese, con mayor razón.



abril 27, 2017

Decepciones



Luis Fernando Gutiérrez-Cardona

La capacidad de decepcionar parece ubicarse exclusivamente en el otro como si uno fuese un ser angelical y perfecto, mientras que la de ilusionarse es exclusivamente propia aunque también la culpa de hacerlo es del otro. De una parte se decepciona el que se ilusiona, de la otra es lógico mostrar el lado y lado la cara amable, mientras la que no lo es tanto, o no lo es, surge por sí misma. La máscara no consigue esconder el ser. Humanos, sí, demasiado humanos.

*




abril 26, 2017

¿Quién tiene las armas?



 Luis Fernando Gutiérrez-Cardona

Derecha/Izquierda un mismo lugar de fanatismo y extremismo. No hay diferencia. Si la derecha mata, tortura y encarcela es dictadura y es facismo. Si la izquierda mata tortura y encarcela es dictadura y es facismo. La corrupción de derecha es tan corrupción como la de izquierda. Si el pasado condena a una, ha de condenar también a otra. El terrorista de izquierda es tan terrorista como el de derecha. Se aferran al poder de cualquier manera. Roban igual, no importa si se dicen de un extremo o de otro. Trafican por igual odio y esperanza.

abril 25, 2017

Notas



Muchas veces la pregunta 'cómo estás' se vuelve agobiante. "Bien" como respuesta, no es suficiente. Es como si quien la hace y la reitera deseara que uno esté mal. O que no tuviera de que hablar y existiera para quien la recibe la obligación de hacerlo respecto a ello.

Mientras uno no esté mal - o no diga nada al respecto- esta bien, o no quiere hablar de ello.  A no ser que quiera estar mal estando bien, que también pasa porque quejarse es libre y es gratis.

*


abril 23, 2017

Desolaciones





Luis Fernando Gutiérrez-Cardona



En el tiempo que me queda por vivir
¿qué podrá ocurrirme todavía?
¿Chi lo sa?
Nazim Hikmet


Al impulso del viento como las plantas, una semilla de esas que germinan pronto cae en tierra dispuesta. No se la recoge, se la deja. Y pasa. Echa raíces, surgen hojas brillantes, reflejos de sol y luna. Estrellas en forma de besos que tocan el cielo. Un Instante. Instantes. Todo es auspicioso; cada tirón hace más bello el resultado. Así el amor. Pero en ese primer resuello el soplo divino se desplaza. Con él estallan también sus contenidos hasta no ser otra cosa que la rama más débil de un tronco hecho de miedo, de posesión, de reclamos, de cadenas, de tristezas que forman ese algo definitivo, real y si vital por sí mismo: el odio. El odio, oscuro, soterrado, horrible. Este si un sentimiento total, perdurable, definitivo; racional pues el amor no lo es. Aquella pequeña rama perdida en la fronda numerosa de circo y circunstancias, se niega al todo, reverdece tímida y persistente pero ha nacido condenada. El odio se expresa fácil, desbocado, dotado de fuerza y de impulso que aporta la ira,  que aporta él mismo. Caudaloso. Persistente. Incurable. Eterno, las lluvias abundantes y las tormentas riegan el odio; las lágrimas escondidas el amor desesperado y siempre lánguido, siempre compulsivo, apremiado, condenado.

¿Qué podrá ocurrirme todavía? Quién sabe.

-



 

abril 21, 2017

Reconocerse




Reconocerse
            Volverse a conocer
A la luz de una conversación
             - casi un reclamo
Que deja al descubierto
cómo nos ve 
                    el otro
cómo existimos para el otro
                     no para si mismo.
Y ser profundamente triste.

*

Dijo Jesús


Luis Fernando Gutiérrez-Cardona

Dijo Jesús, ese gran desconocido: "Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?" Me cae bién Jesús, aunque no siempre: Como todo humano tuvo sus cosas. Pero si miran atentos él no ofrece a las aves el granero si no el alimento. ¿Desayunamos, almorzamos y comimos hoy? ¿Tuvimos un lugar donde dormir protegidos? ¿Qué más queremos? ¿Imposibles del tipo ser por siempre jóvenes, por siempre sanos, no envejecer, no enfermar, no morir? Él solo ofreció aquello. ¿Por qué no dejarlo en paz a ver que hace por otros? ¿A ver si gestiona mejor esta cosa que se le salió de las manos desde siempre? No pudo con uno, Adán, menos puede con los siete mil millones de hoy. Debemos mantenerlo aburrido al pobre hombre con tanta quejadera. La vida sencillamente fluye. Conduce. Jesús no pudo reirse pero lloró tres veces.

*

abril 20, 2017

Desolación




Con la muerte se va la vida
pero también se va la muerte.
Todo adiós se lleva su objeto.
Extrañamente hermoso ello.



lfg-c©


 

Desolaciones




No.
No me pedi venir
               -me empujaron.
Ahora que pido irme me retienen
               -me retengo.

lfg-c©



abril 19, 2017

Veleta




Tienen recien cadenas
mi recuerdo.

—Federico García Lorca


Recuerdo esas veletas que se hacían de una hoja de cartulina a la que se le practicaban algunos cortes, se doblaba y se aseguraba por el centro con algo a un palito del cual se tomaba, y se corría contra el viento haciéndolas girar. Cuando uno se detenía ella también. Si quisiera una no sabría hacerla. No se ven mucho ahora.  Como ese artilugio asi el hombre, asi la vida. Atado, gira mientras esté en movimiento. Mientras quiera. Mientras pueda. Cuando llega la hora del cansancio llega también la del abandono, la del rechazo. La de ser llamado viejo. Uno puede resistirse mas acaba dándose cuenta. No obstante, permanece anclado hasta que se desecha o hasta que un viento feroz lo arranca y lo destruye.




Tres




Ser censurado por la propia mente.
Abstenerse 

*

Me gusta verte 
en mi vida
y en mis sueños

*

Odiarte
por no amarme

*


lfg-c©


abril 17, 2017

Saber





Saber que te amaré por siempre
y saber que nunca te volveré a amar.


lfg-c© 

Notas



 Luis Fernando Gutiérrez-Cardona


En el ecohab hay un espejo que refleja la naturaleza. Los pájaros confundidos vuelan hacia el y desconcertados insisten hasta el cansancio. De cierta manera así es la vida.

*

Llueve largamente desde las cuatro de la mañana. Se juntan el rumor de la lluvia en los árboles y en los tejados y el del rio y los truenos forman uno continuo que no para por horas. Los relámpagos iluminan la montaña como si fuera el amanecer. Me levanto a observar. La habitación no tiene puertas ni ventanas. La cama está protegida por un mosquitero. Es hermoso. No hay aprehensión de ninguna clase.

*

La vejez recién descubierta.
¿Aparecerá también el desespero?
¿Qué tan pronto?

*

Encontrarse a la vuelta de una esquina, al pasar por una vidriera con la imagen de algo ya deteriorado. Rehuirla. No mirar atrás porque ¿para qué? Y no mirar adelante porque ¿para qué?

*

Dejarse llevar de navegación por el rio todavía protegido por vegetación, aunque si se levanta la vista atrás de ella se ven las explotaciones de mármol y de materia prima para la cementera asentada en la zona. Dos enormes tubos sirven para extraer agua que por el momento no escasea. Las rocosidades, ahora objeto de admiración, ya deben haber sido analizadas como reserva de suministros. Pasamos por debajo de un hermoso manantial y estamos allí cubriéndonos de su agua hasta que no aguantamos más, mientras gritamos y reímos siendo niños de nuevo.

*

En contraposición a la noche del jueves la del sábado deja ver a media noche una gran luna creciente. Y un hermoso cielo lleno de estrellas.

*

Los pocos pájaros, aparte de los guácharos -pájaros de las cavernas- hacen un sonido seco y para nada agradable. Son de color oscuro. Recientemente, nos dice el guía, aparecieron algunos cormoranes pescadores. Alcanzamos a ver algunos alimentándose. No hay mucha pesca. Intentan repoblar el rio. 

*
El viento trae un te amo. Despierto. Me veo una masa de carne ni siquiera deforme: informe. 

*

"No hay porque ponerse triste" me dice la noche. Aguanto.

*

Es muy hermoso el país al recorrerlo. En el espacio de cuatro o cinco horas se pasan todos los pisos térmicos desde los cinco mil metros hasta los doscientos sobre el nivel del mar. Una explosión de verdes de todos los matices. Desde las nieves del Ruiz, al Río Magdalena aun imponente.
Si: ha habido progreso que se nota en vías de cuatro carriles sobre las que avanzo a 150 kilómetros por hora hasta que obedezco a la razón de aminorar. Es mejor llegar que no hacerlo.


.