Epicuro

"Haec, inquit, ego non multis, sed tibi; satis enim magnum alter alteri theatrum sumus."

Epicuro




mayo 12, 2012

Notas



Anoche fui al centro comercial y quise ver una película. La que seguía era una española cuyo nombre por no recordar no recordaré. Es de suspenso, dijo la niña de las boletas. La película trata de un conserje que se mete al apartamento de una hermosa mujer con el solo fin de hacerla infeliz porque esa en la manera como él es feliz. Termina cuando mata a su novio y luego le descubre que es el padre del bebé que tiene. Se me revolvieron las tripas, tuve ganas de vomitar, no pude comer nada posteriormente. Odié ese teatro, odié el cine y a quienes son capaces de hacer una porquería igual. Me odié a mi mismo como consumidor de ella no inocente, porque ya a los diez minutos entendí por donde iba la cosa, y no me retiré.

-

Hace unos días en esta ciudad un padre se llevó de su casa a su hijo de siete años, lo mató y lo arrojó en un potrero del pueblo vecino. Hace unos días en esta ciudad una niña estudiante fue asesinada en las propias residencias universitarias por su novio o ex-novio que reconoció haberla estrangulado. En el primer caso la noticia pasó perdida entre las otras. En el segundo caso también.El rector de la universidad convocó un acto de reflexión que contó con pocos asistentes. Los universitarios, tan dados a la protesta, no caminaron una cuadra para rechazar esa violencia como caminan cien cuando les dicen que hay que estudiar más, o vagar menos. Tal vez porque victima y victimario, son negros. Tal vez porque rechazar esa violencia los deslegitima para promover otras. Es la indolencia.

-


En Colombia se han venido creando unas superclases. Los parlamentarios no se consideran representantes del común sino un grupo aparte lleno de privilegios que incrementan dia a dia. De igual manera los magistrados de las altas cortes. 
Se mantiene la ficción de que nadie está por encima de la ley, pero ellos se procuran todos los medios para en la práctica si estarlo. 
Todo se aprueba a cambio de uno nuevo de esos privilegios. 
Merlano ahí, el policía fuera. 
Y a los patrulleros no se la perdonarán. 

-

No hay comentarios.: