Epicuro

"Haec, inquit, ego non multis, sed tibi; satis enim magnum alter alteri theatrum sumus."

Epicuro




febrero 11, 2013

Gerardo Gutiérrez Zapata - Estas 'Cosas' que me gustan a mí...





En el cuaderno de notas de mi Padre
se expresa todo él, por si mismo y para si mismo





§



1. Feliz el que consulta oráculos más altos que su pena.

2. Pasa la vida de un fulgor de ensueño a débil claridad de horas prosaicas y torna en la vejez a su destello. (Yeats)

3. Y cuando vivo es ella el corazón.

4. Vi artículos autografiados por el viento.

5. Lugares que son la otra faz del Universo.

6. Su piel conservaba la frescura de un pétalo de rosa.

8. Sus ideas habían ido madurando lentamente como las frutas al sol.

9. Impedir que los malos hagan el mal, es parte de nuestro deber: no basta perdonar la falta una vez cometida ni reparar el daño.

10. Como un niño que se deslizara por la barandilla en espiral de una escalera de ensueños.

11. Como las brumas del veranillo de San Martín.

12 Desde allí se divisaban los montes lejanos en cuyos vértices siguen brillando los oros del sol.

13. Desde el arco tendido del meridiano el sol mandaba sobre el mundo sus rayos postreros.

14. La Luna, moneda de los sueños.

15. La lluvia es la novia de los sapos.

16. Con la verdura de los pastos nuevos.

17. En la tarde los árboles lastimaban de sombras la quietud de las praderas.

18. Su recuerdo nos mira desde el más allá por el hueco de una estrella.

19. Desde esa voz tan conocida y tan distante, me estaba llamando el ayer.

20. A la luz crepuscular de los recuerdos surgieron los campos de mi pueblo, su rio, mi hogar y yo mismo.

21. Por las líneas rotas del telégrafo se desangraron los mensajes.

22. Y leyó tan rápido como solo puede hacerlo la brisa en un libro abierto.

23. Tenía una ligera inclinación de nave.

24. Su voz causa la sensación de una caricia incógnita.

25. La tarde paga en oros divinos las faenas.

26. Nosotros los de entonces ya no somos los mismos.

27. ¿A dónde el camino irá?

28. Diosa llama como lo alto de las grandes montañas.

29. Son más tristes los muelles cuando atraca la tarde.

30. Sus ojos no ardían: daban una lumbre quieta como los remansos con luna.

31. Cada viaje nos da algo y cada regreso nos trae una sorpresa.

32. Bienaventurado el que nada espera porque será gratamente sorprendido.

33. Ser o no ser -han dicho- un gran problema. ¡Mentira! Ni somos ni dejamos de ser. Estamos ya acostumbrados a esta realidad. Todo ha sido farsa: ni la bondad, ni la sencillez, ni el mal, ni la debilidad, ni la fortaleza existen por separado. Somos todo eso y somos uno y nada somos. El que trate de desintegrarnos yerra miserablemente.

34. ¡Conócete a ti mismo! nos está gritando el sabio desde la eternidad.

35. Solo hay dos legados durables que podemos dejar a nuestros hijos: el primero raíces y el segundo alas.

36. La encontré abatida y curvada en esa elipse de desmayo que tienen las abandonadas y los sauces.

36. Bajo cuya ruda apariencia se esconde un corazón de piedra.

37. Los cuentos de pavor los inventaron las madres precavidas para agrandar los ojos de sus niños.

38. Serena y melancólica como una tarde de lluvia.

39. La vida es un círculo vicioso, pintado a cuatro colores: la vida es amor, desengaño, felicidad y dolor.

40.¡Oh! Las tardes de mi pueblo. Como se parecen al cuello de una paloma.

41. Como en un árbol de invierno solo quedó sobre la horqueta un nido.

42. Tenía la dulzura ácida y fría de las uvas heladas.

43. Rico en pedrerías magníficas como la tienda de un pirata.

44. La tarde redactaba páginas de luces con ortografía de colores.

45. Si se es honrado y se nace pobre, no hay tiempo para ser sabio y ser rico.

46. Ah. Viejo de barba patriarcal y hechos de zorro, quien a la muerte de su hijo no lloró su dolor, pero sí lo sudó.

47. Breve y raro es lo bello en su delicadeza y volubilidad.

50. En el ámbar disuelto de la tarde el sol como una rosa, sangrando la ancha vena.

51. Para un hombre que sufre, el calor de su propia chimenea tiene tristeza.

52. No hemos sido construidos como los buques para ser sacudidos sino como las torres para estar en firme.

53. "Cortad estas palabras y sangrarán".

54. Anciano maravilloso a tus pies dejo mi haz de palmas frescas.

55. Él era un hombre capaz de violencias con penacho.

56. Estaba tan lejana como la promesa de una estrella.

57. Es muy fácil nacer con el corazón inocente. La dificultad está en morir con el alma pura.

58. En la tarde callada el hacha dialogaba amablemente con el eco de la selva.

59. El licor no estaba ya en las botellas. Trasegaba en los cerebros, vociferaba en las gargantas y dialogaba con los postes.

60. La marsellesa se paseó aquella noche en las calles de la aldea.

61. Tenía la cara chata como de medalla gastada.

62. Aquella tarde cuando apagaron los faroles, se encendieron los grillos.

63. Diminuta y dulce como un suspiro de azúcar.

64. Todo puede conservarse en alcohol menos un secreto.

65. Y me lanzó una mirada tan elocuente como el sermón que me echó después.

66. Hay muchas cosas que nos dicen, que nosotros no tenemos la ingenuidad de creerlas pero si tenemos la imprudencia de repetirlas.

67. El respeto al derecho ajeno, constituye la paz.

68. Era alta y blanca como las torres de las letanías.

69. Recto como un uso de Guadarrama, brillante como el oro, sereno como una nube de verano y de estructura fuerte como un alfanje de Toledo.

70. Hay astros que iluminan los espacios aun después de desaparecidos.

71. En las discusiones empuñaba el no como un látigo.

72. Como un alegre dolor de carnaval.

73. La verdadera independencia se funda en estas palabras: vivir con poco.

74. La libertad de tu brazo termina donde se encuentra la punta de mi nariz. (Bolívar)

75. Si me engañas una vez tuya es la culpa; si me engañas dos, la culpa es mía.

76. Vender un hombre su voz o su silencio es vender su alma. (Gioberti)

77. La obra bella entra por los ojos.

78. Sobre el llano la tarde redactaba páginas de luces con ortografía de colores.

79. Las sombras de los montes bajan a la carrera.

80. Los faros juegan a la ruleta sobre el tapete del mar.

81. El respeto del derecho ajeno constituye la paz.

82. Los secretos le entraban por un oído... y le salían por la boca.

83. Cuando lograba coger el hilo de la conversación no había riesgo de que lo soltara antes de dar con el ovillo.

84. Una libélula con destellos metálicos iba cosiendo el paisaje.

85. El abuso de la libertad constituye lo que llamamos libertinaje.

Que corto es el amor ¡Qué largo es el olvido!

Proclama tus cualidades: ya otros se encargarán de proclamar tus defectos.

El ignorante es un esclavo.

86. La tristeza constante proviene de las exageraciones de la imaginación. Quien no las desecha va alejándose más y más de la realidad.

87. Fue dolorosa y muda, lo mismo que una herida.

88. Brillaba sin saberlo, lo mismo que una estrella.

90. ¿Quién, cuando yo muera, consolará el paisaje?

91. ¡Qué gran dolor saber que ya mañana he de estar muerto!

92. La vida es clara, undívaga y abierta como el mar.

93. Era una mentira de ojos verdes.

94. Estar próximos y lejanos como el viento.

95. Esta es la luz que pinta los paisajes.

96. Frágil como una lámpara que apenas ilumina.

97. No sé cómo eras, yo que sé cómo fuiste.

98. Niña, en el trato de la luz te siento.

99. Me gustas cuando callas porque estás como ausente.

100. El sendero hizo un mohín y se alejó por otro lado.

101.

- ¿Rico eh? Varea la plata.
- ¿Franca? Como un estudiante
- ¿Y Noble? Como un infante
- ¿Y bravo? como un pirata.
(Zorrilla)

102. Tiene que ser muy superficial el que no juzga por las apariencias.

103. Labios de permanente fastidio.

104. "La fuerza de la inercia" es una de las mejores frases hechas por la humanidad.

105. Cuando un pesimista lee "entrada" ya lee "salida".

106. Si no tardas mucho te espero toda la vida.

108. Solo el martillo despierta las nueces.

109. Las  espadas sirven para todo menos para sentarse sobre ellas.

110. Lo peor no es el hambre, sino haber perdido el apetito.

111. Una garza parada sobre una sola pata interrogaba la hondura de un remanso.

112. El primer sonajero y el hisopo funeral se parecen mucho.

113. La fatalidad ignora el nombre de los días.

114. Los fines de una sociedad secreta, siempre son inconfesables.

115. Una generación o una administración siempre es desinfectante para la que le precede e infecciosa para la que la sigue.

116. Después de un cataclismo no hay altura donde no se encuentre lodo.

117. La arrastré por los cabellos durante todo mi recuerdo.

118. La modestia es una virtud clandestina que ama el camuflaje; se mimetiza de gris, es una contrabandista que esconde el mérito con gesto de ladrón.

119. Entre todas las pruebas de mala memoria que han dado los hombres la peor es la de haber olvidado que vivimos en una estrella.

120. Lo difícil es lo que puede hacerse inmediatamente y lo imposible es lo que toma un poquito más de tiempo.

121. El trabajo ennegrece, empobrece y embrutece. - Refrán español -

122. Con el recuerdo vago de las cosas que embellece el tiempo y la distancia.

123. Adicto: alguien que no ha conseguido lo que desea obtener.

124. Quedó allí clavada por una decena de ojos.

125. Llevaba pantaloncitos con remiendos de carne sonrosada.

126. No se hizo el tonto porque el creador ya se le había adelantado.

127. El primero que pasa de las razones a los golpes confiesa que sus razones han fallado.

128. Un camino polvoriento y desnudo ceñía como una cincha las colinas.

129. Las piquetas de los gallos cavan buscando la aurora.

130. El viejo sillón gemía sus achaques.

131. En un remanso del rio se licuaban mil estrellas.

132. Esta calva precoz esta hollada de experiencia.

133. Leal y silencioso como su propia sombra.

134. Su voz lleva al corazón y lo conmueve como si contara una historia triste.

135. Su voz se hizo apagada y comenzó a alejarse por los caminos del sueño.

136. Descubrió el común denominador de los jugadores de tute que tienen las cuarenta y aspiran a hacer las diez de última.

137. El mundo está ya viejo y chochea; el arte no se resigna a envejecer.

138. Mundo es este de toma y daca: lonja de contratación, casa de cambios, y antes de pedir ha de ofrecerse.

139. Con vuestro espíritu ¡oh poetas! no hay que contar porque es como el ópalo que a cada luz hace diversos visos.

140. Amo las rimas por melancólicas.

141. A un zorro viejo hay que engañarlo con lealtad.

142. Ni padres ni patria podemos escoger. Se nace donde Dios quiere y de cualquier mujer.

143. Era disimulado como una trinchera.

144. La música apaga sus sones entre las cortinas y llega como triste de la alegría a la fiesta.

145. Veredita que sube y baja como un bejuco entre los barrancos.

146. El cuello de las garzas, blanco y curvo, dibuja un signo interrogativo sobre el azul celeste.

147. El mismo viento que apaga una vela, aviva una hoguera. Asi pasa con la ausencia: mata un amor pequeño y acrecienta uno grande.

148. Todos llevamos en nosotros un señor de altivos pensamientos, capaz de todo lo grande y todo lo bello... y a su lado el servidor humilde, el de las ruines obras, el que ha de emplearse en las bajas acciones que obliga la vida. Todo el arte está en separarlos de tal modo que cuando caigamos en una bajeza podamos decir siempre: no fue mía, no fui yo... fue mi criado.

149. La crítica es una cosa que uno puede evitar no diciendo nada, no haciendo nada y no siendo nada.

150. Cada cual es responsable de su propia fortuna. -Salustio-

151. Si te detienes cada vez que ladra un perro, nunca llegarás al final de tu camino.

152. La tierra es hembra y para que dé frutos es necesario poseerla.

153. Tenía ese don de no tener edad, que es el privilegio de las mujeres verdaderamente bellas.

154. Irremediablemente el mundo es de las mujeres. Nace un niño y preguntan "¿cómo está la madre?", se casa un hombre y dicen: ¡Qué linda está la novia! Se muere y preguntan: "¿Cuánto le dejó a la viuda?"

155. Lo que más debe preocupar a un buen padre de familia no es tanto lo que saben los hijos, sino como lo han aprendido.

156. Los motores de los vehículos entraron a la plaza ronroneando como gatos satisfechos.

157. Alegre y cordial como una mañana de verano.

158. Ninguna obra humana puede contar con éxito si no tiene la bendición divina.

159. Toda fortaleza debe considerarse inexpugnable mientras el enemigo no la haya tomado.

160. Yo soy el camino, la verdad y la vida. -Jesucristo-

161. Son excesos contrarios a nuestro reposo no saber cambiar de opinión, ni sufrir cosa alguna.

162. Ningún hombre es más grande que el que se domina a sí mismo en el cumplimiento de su deber.

163. Nunca está solo el que está acompañado de nobles sentimientos.

164. Delibera con cautela, pero obra siempre con decisión, cede con gracia y oponte con firmeza.

165. Será bienhechor de la humanidad el hombre que nos enseñe a dirigir bien a un niño en sus primeros años.

166. El pasado es una lámpara puesta en la puerta de entrada al porvenir, para disipar una buena parte de las tinieblas que lo envuelven.

167. El no ser bueno más que para sí, no es ser bueno para nada. -V.-

168. Llegará un día en que nuestro mejor tesoro serán nuestros recuerdos.

169. Lo mejor que tiene la música popular es que su popularidad dura poco.

170. Tiempo: lo que separa los días de pago.

171. Atravesaba mi ventanilla una lenta procesión de estrellas.

172. Las últimas luces del alba parpadearon de sueño en la quietud de la calleja.

173. Pescando recuerdos con el cebo del paisaje.

174. Dulce como el arroyo soñoliento.
Mansa como la lluvia distraída
pura como la rosa florecida
y próxima y lejana como el viento.

Esta mujer que siente lo que siento
y está sangrando por mi propia herida
tiene la forma justa de mi vida
y la medida de mi pensamiento.

Cuando me quejo es ella mi querella
y cuando callo mi silencio es ella
y cuando canto es ella mi canción.

Cuando confío es ella la confianza
y cuando espero es ella la esperanza
y cuando vivo es ella el corazón.

(Bernardez, Soneto Enamorado)

175. El ser malas las mujeres es delito de los hombres.

176. Los caracteres nunca cambian, solo se desarrollan.

177. El poder es bien tenido cuando es el poder más amado que temido.

178. Fortuna perdida, nada perdido.
Honor perdido, mucho perdido.
Ánimo perdido, todo perdido.

179. ¡Dios nos libre de enemistades de amigos!

180. El amor no es ciego: el amor es la sola manera de mirar la verdad.

181. Confía poco en quien todo lo alaba; más poco en quien todo lo censura y nada en quien es indiferente a todo.

182. La gratitud es virtud que debe pagarse, pero que nadie tiene derecho a esperar el pago.

183. La avaricia mata de hambre a su poseedor para engordar a los que vienen tras él.

184. Un poco de amor alimenta una pasión. Mucho, la mata.

185. Los consejos, como el agua, toman la forma del vaso que los recibe.

186. Un día vale por tres para quien hace cada cosa a tiempo.

187. Las tumbas se abren cada momento y se cierran para siempre. El vacío de un día perdido no se llenará jamás.

188. Se va la gloria por el palacio; a la fortuna por el mercado y a la virtud por el desierto.

189. Un sabio conoce a un ignorante porque él lo ha sido antes; pero un ignorante no puede juzgar a un sabio, porque no lo ha sido nunca.

190. Casi siempre no es que sea mucha la profundidad del pozo: lo que falta es longitud a la cuerda de la sonda.

191. El más hermoso día por venir no tiene víspera.

192. A los ricos es a quienes más cosas falta.

193. Amigas: dos mujeres que odian a una misma persona.

194. Estaré sobre vuestra ciudad como un tábano sobre un noble caballo para mantenerla despierta.

195. Generalmente, un pesimista es un hombre que financió a un pesimista.

196. La amistad nace de repente y se afirma con el trato.

196. Los hombres, al igual que los barcos, hacen sonar más sus sirenas cuando están entre la niebla.

197. Hoy el matrimonio, en la mayoría de las veces, es una comida insípida servida después de los postres.

198. Si las mujeres lo intuyen todo con tan maravillosa capacidad, ¿por qué preguntan tanto?

199. La razón para que una persona adquiera y conserve tantos amigos, es porque en vez de mover la lengua mueve la cola.

200. Cuantas cosas podríamos aprender si no fuera porque creemos saberlas ya.

201. Muchos hombres han ganado fama de inteligentes a fuerza de no decir "esta boca es mía". Total: el silencio es el mejor sustituto conocido para la inteligencia.


202. Conseguir un buen aguacate es como conseguir una buena esposa. Uno nunca sabe lo que se ha llevado hasta cuando llega a casa y entonces ya es demasiado tarde.


-

Después de muy largas reflexiones, he llegado a la conclusión indubitable de que ¡YO SOY UN ANTICUADO!

Nadie me lo ha dicho abiertamente. Sin embargo, cada día lo leo claramente en ciertos ojitos que adoro... ¿Y saben? No me ofende en lo más mínimo: hace 25 años casé con la mujer a quien adoro desde entonces, únicamente. Tengo ocho hijos y para ellos y mi esposa es y ha sido el fruto de mis esfuerzos. Me divierte el trabajo que me proporciona el bienestar para mí y comodidades para mi familia; cumplo con mis deberes religiosos con regularidad, y asisto a los sociales siempre que me proporcionen satisfacción personal o el cumplimiento de un deber... y gustoso le dedico mis horas libres a mi esposa, a mis hijos... ¡a mi hogar!

DEFINITIVAMENTE ¡SOY UN ANTICUADO!

La palabra ANTICUADO tiene hoy una significación más noble, más bella y apetecible que antes. En otro tiempo se aplicó "a la persona que no se percataba de lo que sucedía en el mundo. Al que se ponía al margen del desarrollo de la vida".  Hoy esta palabra sirve, sencillamente, para designar a las personas que viven según las reglas de la buena conducta, y nunca he sabido que seguir estas normas constituya desventaja para nadie y mucho menos para la familia de quien así proceda. Definitivamente, soy un ANTICUADO y pido a Dios me conserve así para bien de mi familia y de la sociedad a quien sirvo y se enorgullece de mí.

-

Dime, buena fontana, cual ha sido
en la fecunda tierra tu trabajo,
dijó una estrella que miraba abajo
desde el lejano ciego ennegrecido.

Cantar por el sendero florecido,
vagar por el camino de cascajo,
copiar tu lumbre en mi regazo,
como un miraje del Eden Perdido.

Dijo la fuente. Y en el alto cielo,
estrella de oro, sobre el manto triste,
de la noche, me dices, ¿tú qué hiciste?
Esconder mi fanal entre las nieblas,
de este sutil y transparente velo,
por no mirar abajo las tinieblas.
Contestóle la estrella solitaria,
apagando su lumbre silenciaria.

-La Estrella y la fuente de J. Solano Patiño-

-

203. Debemos recordar aquellos buenos tiempos cuando la caridad era una virtud y no una industria.

204. El que la risa sea saludable o no, depende del tamaño del individuo de quien uno se ría.


205. La medida exacta del carácter de una persona la da lo que ella haría si supiera que nunca la descubrirían.

206. La obligación del mercader es robar. La de un Santo es no robar. Así es: no hay que equivocarse.

207. Está bien ser cordero, pero cuando se está rodeado de lobos es mejor ser león.

208. Muchos hombres declaran una cosa como "imposible" por el único motivo de que ellos no la pudieron hacer.

209. Poseía el desinterés, la beatitud y la dignidad de los muertos.

210. Cristo es un guerrero resuelto que avanza y al que siguen todos los desheredados de la tierra. ¡Él no ha venido a traer la paz!

211. ¿A dónde el camino irá? -CAGC-

212. Las horas se presentan como las perdices, sin que nadie las sienta venir.

213. Estar en cama sin dormir,

esperar sin ver venir,

amar sin sentir placer,

son cosas que hacen morir.

214. Más nerviosa que una novia de antaño.


215. Los padres de familia hablamos de la nueva generación como si nada hubiéramos tenido que ver con ella.


216. La moral es demasiado importante para dejarla en manos de los moralistas.


217. La vida es breve y la muerte es larga.


218. Movimiento es vida.


219. La adolescencia, como dice el poeta, hunde los pies en la confluencia del rio y el arroyo.


220. Mientras más se eleva el hombre más visibles están sus posaderas y más deseos sentimos de asentarle nuestra botas para hacerlo caer de su altura.

221. "Sed mansos" ha sido siempre el grito de los lobos para con los corderos.

222. Es bueno ser cordero, pero cuando se vive entre lobos es mejor ser león.

223. Es bueno ser manso cuando se vive en medio de corderos; pero si se vive entre lobos es mejor ser león.

224. Señor! Haz que los malos se tornen buenos, y que los buenos no sean tan sin gracia.

225. Somos honrados por pura cobardía; para ser todo lo contrario únicamente nos falta decisión. Pero continuamos creyendo, hipócritamente, que hasta mejor será así.

226. Venía inclinada del lado de los sueño.

227. Mañana es el ayer que se nos fugó.

228. Para los tontos la boca y para los sabios las orejas.

229. No hay que irritarse contra las cosas porque a ellas lo mismo les da.

230. No hay nada más próximo a la verdadera humildad que la inteligencia.

231. El carácter se produce en el gran laboratorio del deber.

232. Sois un templo; admitid las cosas en el atrio, los hombres en las naves; mas guardad el Santuario para Dios.

233. Toda estatua está siempre inerme bajo la insolencia fecal de los gorriones.

234. Las arrugas no son más que sonrisas inmóviles.

235. Hay tres clases de ignorancia: no saber nada; saber mal lo que se sabe y saber otra cosa de lo que se debe saber.

236. El sentido común es enemigo de las cosas novelescas.

237. Solo en una época es capaz la mujer de cambiar a un hombre: cuando es un bebé.

238. Con razón el mono anda siempre con una expresión de perplejidad: no acaba jamás de entender si es guarda de su hermano o hermano de su guarda.

239. Los viejos saben más que los jóvenes: ¿Pero para qué?

240. Escribir, como hablar, es una forma real y práctica de cavar en el olvido para desenterrar recuerdos.

241. El perro hace tantos amigos y los conserva porque en vez de menear la lengua menea la cola.

242. Se ha dicho que el poeta es un hombre que cuando abre una lata de sardinas cree encontrar dentro una sirena.

243. Sus palabras tenían el aura de las recitaciones mágicas de las grandes declamaciones rituales y de los oráculos favorables.

244. Para que quieren que hable de mí. Ya podrán hacerlo Ustedes cuando me retire.

245. Cuando discutas con un bobo fíjate bien que él no esté haciendo lo mismo.

246. Señora es aquella mujer ante cuya presencia todo hombre se siente obligado a portarse y se porta como un Señor.

247. La patria está en el vaivén de las cunas y en la inmovilidad de los sepulcros. -Clemenceau-

248. En los pueblos pequeños hay poco para ver pero si mucho que escuchar.

249. ¡Al fin me has olvidado!
¡Que suave y hondo olvido!

250. Siempre es mejor hacer algo que sentarse a llorar sin hacer nada.

251. Las palabras "Nunca" y "Jamás" pertenecen a Dios.

252. La libertad se conquista gradualmente por la educación, la cultura, la técnica y el dominio en general de las fuerzas materiales.

253 Si amaramos de veras la verdad, respetaríamos a su madre que es la duda.

254. Todo tiempo pasado fue mejor... yo estaba más joven.

255. No lo olvides: por muchos caminos podemos llegar a la misma meta.

256. Tenía la dulzura ácida y fría que tienen las uvas heladas.

257. Hacer de paja una paloma no es imposible... hacerle pico y que coma... (que chifle mechas).

258. Cultura es saber buscar las cosas donde ellas están.

259. Las críticas son como las palomas mensajeras: siempre vuelven.

260. Muchas veces un beneficio puede engendrar dos males: orgullo en quien lo dispensa, o ingratitud en quien lo recibe.

261. Vinimos a la vida a buscar la felicidad, no a encontrarla.

262. Cuando una persona sabe a dónde va, el mundo se aparta para dejarla pasar.

263. No es indispensable que todas nuestras decisiones sean acatadas; hasta los más inteligentes cometen errores.

264. Ser lo que somos es el fin de la vida.

265. De nada sirve correr: lo que conviene es partir a tiempo.

266. Es fácil detenerse cuando uno va de subida, y difícil hacerlo cuando baja.

267. Una mujer bella es aquella en quien yo mismo me fijo: encantadora es la que se fija en mí.

268. Nunca se verá el mundo carente de maravillas, sino de hombres capaces de maravillarse.  -Ch.-

269. Sabio es el hombre capaz de maravillarse.

270. El cansancio nace del aburrimiento no de la actividad.

271. Si nadie fallara en sus estudios, quien iba a emplear a los que triunfan.

272. Cada cual es doctor en lo que sabe: y es lo que sepas hacer y no el título que tengas lo que vale.

273. Quien no se alaba, de ruin se muere.

274. Proclama tus virtudes; ya se encargarán otros de proclamar tus defectos.

275. Huye de la presunción y la jactancia. No hace ruido el rosal cuando florece, ni el pasto cuando crece.

276. Una muchacha rica no es sino una pobre muchacha con dinero.

277. Si no te demoras, te esperaré toda la vida.

278. No todo se pierde si se conserva la cabeza.

279. Bienaventurados los que nada esperan porque serán gratamente sorprendidos.

280. La historia no la hacen los hombres sino que la soportan.

281. No se pueden parangonar un rio y un camino porque los camines pertenecen a la historia y los ríos a la geografía.

282. Parecía un ángel que se hubiera estropeado una ala y hubiera caído en medio del pastizal.

283. Cada uno es artífice de su propia fortuna o de su propia desgracia.

284. El respeto de sí mismo es, después de la religión, el principal freno de los vicios. (Bacon)

285. En los ojos del joven arde la llama. En los ojos del viejo brilla la virtud. (V. Hugo)

286. Cualquiera que sea la postura del hombre que reza, su alma está de rodillas.

287. El dinero no es problema mientras uno tenga el necesario.

288. Brillaba con lumbre propia como un astro de primera magnitud.


289. La amistad es como la sangre, que mientras más profunda sea la herida menos demora en aparecer.

290. El mundo se cumplió y es ajeno.

291. Las comparaciones son la mayor bellaquería del mundo, pues reducen los problemas a un ejemplo práctico mientras lo que cuenta en este mundo es la teoría.

292. El amor acepta a la razón como médico, pero no la admite como consejero.

293. Quien ha perdido sus bienes puede decir: "mis parientes han muerto".

294. La gracia natural es al cuerpo lo que el sentido común al espíritu.

296. Las revoluciones nacen entre tinta, se ahogan en saliva y viven entre sangre.

297. ¡Cuidado con los que caen postrados a tus pies! Puede que estén buscando darte una zancadilla.

298. Ayuda a tus semejantes a levantar su carga, pero no a llevarla. (Pitágoras)

299. Cuando te duelan todos los huesos del cuerpo, dale gracias a Dios de que no eres lombriz.

300. Cuando decimos que todo tiempo pasado fue mejor, condenamos el porvenir sin conocerlo.

301. Los poetas son personas trasnochadoras y son más las veces que han visto ocultar la luna que amanecer el sol.

302. El silencio es el santuario de la experiencia.

303. Cuando hablan de uno es espantoso; pero hay algo peor: que no hablen.

304. La constancia no está en empezar, sino en perseverar.

305. Las mujeres representan la dignidad del amor y los hombres la dignidad de la amistad.  (Chest)

306. Tienen razón los que llaman tiempo perdido al que se gasta sin servicio de Dios ni provecho del prójimo.

307. Corona de honor son las canas si por los caminos de la justicia se logran.

308. El hombre ordinario solo se preocupa por pasar el tiempo; el hombre de talento de emplearlo.

310. Lo que llamamos suerte, no es más que la proyección de nuestras cualidades o defectos.

311.  El ocioso es reloj sin manecillas. Tan inútil cuando para como cuando marcha.

312. Es valeroso el que teme a lo que debe temerse y teme a lo que no debe temerse.  (Tolstoi)

313. Para alcanzar la fortuna en vez de estar sentados hay que correr tras ella.

314. Muchos están convencidos que para hablar de religión solo necesitan la boca.

315. Hasta ahora nadie ha inventado una prueba de inteligencia que iguale al matrimonio.

316. Para atraer la suerte nada es igual a imán de la preparación.

317. Me gustan los hombres de corazón blando y cabeza dura. (Kennedy)

318. El sudor del hombre es el mejor abono para la tierra.

319. No hay que pedir tareas iguales a nuestras fuerzas, sino fuerzas iguales a nuestras tareas.

320. La religión es un lazo que nos une al cielo.

321. No hay que pedir a Dios una fe que mueva las montañas, sino una fe que nos mueva a nosotros.

322. El silencio de los charlatanes es encantador.

324. Nada tan llevadero como las desgracias del prójimo.

325. Si no os hacéis los tontos no llegareis al reino de las mujeres.

326. La juventud usa relojes de fantasía para llegar tarde a la realidad.

327. La igualdad podrá ser un derecho, pero no hay poder humano que alcance jamás a convertirlo en hecho.

328. Así como el ignorante está muerte antes de morir, el hombre de talento vive después de estar muerto.

329. Hay tres clases de ingratos: los que se callan el favor, los que lo cobrar y los que lo vengan.

330. El que abusa de un líquido, no se mantendrá mucho tiempo sólido.

331. El matrimonio es una guerra en que los enemigos duermen juntos.

332. De una confidencia a una indiscreción, no hay más distancia que la que media entre la boca y la oreja.

333. Ten cuidado con lo que dices y a quien lo dices.

334. La libertad de tu mano termina donde se encuentra la punta de mi nariz.

335. No es bienaventurado el que hace el bien, sino el que lo hace sin cesar.

336. No hay absurdo que no haya sido apoyado por algún filósofo.

337. Mientras más rápido sea el cambio más pronto volveremos a ser los mismos.

338. Los conceptos nunca y siempre, no existen.


FIN




-



...






§

No hay comentarios.: