Epicuro

"Haec, inquit, ego non multis, sed tibi; satis enim magnum alter alteri theatrum sumus."

Epicuro




febrero 10, 2013

Intimidades


Luis Fernando Gutiérrez-Cardona



¿Recuerdas cuando pusieron ese cajero automático en el multicentro estrella? Nos convencimos de que no era posible que eso funcionara sin ayuda humana y prometimos aguantar todo el dìa y toda la noche vigilándolo para ver salir el enano que entregaba la plata. Que frio tan tenaz el de esa noche... Tu decías que tarde o temprano tendria que hacer chichí y yo apostaba a que seguramente habría una conexión directa al alcantarillado porque en ninguna parte veía un letrerito que dijera "un momento, salí a mear". La hora más solitaria fue después de que cerraron los bares. Cesó totalmente el tráfico, tu y yo arrebujados contra La Victoria. Y por fin, poco antes de las cinco, el tipo salió como si nada, y entró otro igual de pequeñito con un termo y la bolsa del dinero... Me temo que luego han producido enanos minitoy porque ahora esos cajeros no son como la enorme nevera esa del principio, sino que son unas pequeñas cajas colgadas de la pared. 

Siempre que los uso digo gracias. Algunas veces al man se le olvida que no debe hacerlo y me contesta que de nada...


§


Las sandalias de cuero encima y llanta de carro debajo que hacían los Torres en el barranco. Caminar hasta la gruta o ir hasta las casas abandonadas de Colseguros. Tiempo aquel de hippies, chaquiras, pelo largo y bordes bordados en los jeanes. Pantalones de terlenka en las caderas, zapatos de plataforma, correas anchísimas de hebillas con el signo de la paz. Camisetas con el ché. Peace and Love.  Cream, Rolling Stones, Jhetro Tull, Black Sabath, Joe Cocker y Led Zeppelin. Linda Rondstad. Los buses azules y despaciosos que tenían un control frente al horfanato. Ida en la noche temprana hasta Bellas Artes con Carlos Ocampo con visita a cierta casa del barrio Las Palmas a surtirse de moños. Conciertos de rock en La Gallera donde para volar no era necesario fumar nada: con respirar bastaba. Los primeros Festivales de Teatro, las caminadas por la 23 huyendo o dejándose de los fotógrafos callejeros. Empanadas en La Canoa, cervezas y chicas de mirar y no tocar en El Caracol Rojo o la Fuente de Soda Bolivar, algos en La Ecuatoriana, albóndigas de carne de rata en La Alemana, alguna hamburguesa en Manon70 ahí en el Parque Caldas. Cine en el Cumanday —aquel antipatiquísimo vendedor de dulces trasladado luego al Fundadores—. Ser comida de las pulgas del Olympia, pelìculas de vaqueros o porno en continuo en el Manizales o el Colombia. Los gritos de "suelte el muchacho" cuando se rompía el rollo, y deslizarse hasta el piso para no ser visto si prendían por alguna razón las luces. Levantes en La Real, helados y obleas en Palitos. Oscuridades traviezas en Las Torres de Chipre.  Perros y cabanos donde El Joven. Noches de tirar paso y otras cosas en El Íntimo, amanecidas en Tico Tico y comidas de sobrebarriga a media noche donde Careplato. Alguna ida a bailar una tarde de descache en el Club de Amigos.

Y esos primeros amores de milhojas en la Suiza, que también fueron los  únicos. Los últimos.

§


Palabras de amor

Eres un hijueputa
eres un malparido
malparido, malparido.
Cierra la puerta
tápate los oidos
vas a tener que comer
mucha mierda...

§

 

No hay comentarios.: