Epicuro

"Haec, inquit, ego non multis, sed tibi; satis enim magnum alter alteri theatrum sumus."

Epicuro




mayo 08, 2014

¿pá qué..?


Luis Fernando Gutiérrez-Cardona

Corazón de pluma
¿pa' qué pierdes el tiempo
conversando con la noche y con el viento?...
Serrat 


Conversación iniciada 2 de marzo
Pedro Verlaine
02/03/2014 14:47
Pedro Verlaine

Hace varios meses leí en su perfil un comentario suyo que me absorbió totalmente. Quizá por su sensatez. Y ahora que volví me propuse encontrarlo de nuevo, pero me ha sido casi imposible... fue hace tanto. Me gustaría, si se puede, y si usted lo tiene a la mano, que por favor me lo transcribiera.

Dice, más o menos, así: "Que nadie traiga un trago más a esta barra... todas mis deudas, las de alcohol, han sido saldadas ... la última persona que merecía un recuerdo mío, no la recuerdo ya".

Está intermitente, desde luego. Me gustaría completar esas partes que faltan, si no le molesta, claro.

Saludos. Y gracias por adelantado.


___


Alguno escoje el camino definitivo.
Lo respeto.
¡Námaste!
Otros escogen abandonar esta ventana.
-en mayor o menor grado de silencio-.

Alguno dispara con regadera sin entender que al disparar a los amigos se dispara contra él mismo.

Hay los que se mueren de uno.
-uno se entera al ver vacío su espacio,
al interrogar su ausencia-

¿Qué se hace aquí?
Verse a sí mismos.

Este muro es la fuente en que se fijó Narciso.
"¿Hay alguien aquí?"
"Aquí... Aquí"
-pregunta y respuesta en misma voz rebotada por el viento-

filo
so
Filosofo de madrugada,
filósofo escuálido y nocturno,
filósofo de poema,
de frases que quizás lean algunos entre los dos centenares de amigos
-mínimo grano de polvo en la inmensidad de siete mil millones-
tal vez con una canción.
o la llamada de atención a algún otro lugar que no queda más lejano que la distancia a que están estas pantallas.

¿Dònde irá a parar el hombre que grita desesperado: "¿Hay alguien aquí?"
¿Tendrá alguna salida al ahogamiento?

Alguno, Pedro, lo resuelve.
y deja una espina que uno quiere arrancarse para que queden, y se cumpla, el deseo del poeta:


"... dos huequecillos minúsculos
-en las sienes- por donde se me fugue, en gríseas podres,
toda la hartura, todo el fastidio, todo el horror que
/almaceno en mis odres...! "

.


.

No hay comentarios.: