Epicuro

"Haec, inquit, ego non multis, sed tibi; satis enim magnum alter alteri theatrum sumus."

Epicuro




julio 01, 2014

Recuerdos



Luis Fernando Gutiérrez-Cardona


En estos días hará catorce años que murió papá. Lo recuerdo con grandísimo amor. Recuerdo caminar tomado de su mano de dedos largos de fumador y venas sobresalientes. Gozaba cuando saliamos a encontrarlo al llegar del trabajo. Se reía y levantaba a uno de mis hermanos menores con un brazo y a otro con el otro. Leía mucho y escribía con un estilógrafo de pluma de oro. Tenia una letra hermosisima y era tremendamente pulcro. Siempre iba de traje y de corbata y hablaba en voz baja. Sus costumbres eran completamente sanas. Pienso en cómo hizo para criar ocho hijos y uno más que murió niño y se llamaba sencillamente Merceditas. Hoy sería mi hermana mayor.

Vivió pacíficamente y murió de la misma manera. Sin estorbar a nadie, sin exigir nada para si, sin bienes ocultos, generosamente, sin retener nada pero sin exigirse más allá de sus recursos. Era un hombre culto, con un extraño sentido del humor y una cierta capacidad para burlarse de los demás sin que ellos se dieran por enterados o llegaran a ofenderse. Seguramente cada uno de mis hermanos tendrá una visión particular de él, puesto que cada uno lo vivió en etapas diferentes de su existencia. Era mayor para la época cuando se casó con mi madre por lo que su parábola vital alrededor de sus hijos se cumplió velozmente con los cambios propios de la vida.

Nos sentábamos a hablar largamente, pero mucho menos de lo que debí hacer. No estoy muy seguro de que me entendiera pero si de que me comprendía sin cuestionarme por ello. 

El otro día fui a visitar su tumba. Lo sentí cerca con su picardía innata. Y sentí de cierta manera que me dába un gran abrazo. Sin ir hasta allí se lo doy con frecuencia. Siempre cuento con él en mis pensamientos.

.

No hay comentarios.: