Epicuro

"Haec, inquit, ego non multis, sed tibi; satis enim magnum alter alteri theatrum sumus."

Epicuro




septiembre 26, 2014

¿A qué huele Dios?




Luis Fernando Gutiérrez-Cardona


¿A qué huele Dios? Dios huele a hogar. A abrazos de madre, a aromas de comidas suyas, a flores, a quehaceres. A abrazos de padre recién bañado y afeitado, cargados de jabón y de colonia. A hermanos. Me parece que Dios ha de oler como el café que dan en casa, que no sale de una máquina sino que sirven de un trasto viejo en un pocillo un tris desvencijado. Dios huele a las cosas sencillas sin olor. A nubes. A luces. A sus manos. A sus brazos.

Huele a talco y ungüentos de bebe. Dios huele a madre y huele a padre.

Y se escucha Dios como se oye la griteria de los hermanos, las risas de sus hijos, el movimiento de mujeres, el roce de sus ropas...

Hemos visto a Dios y hablado con él. Lo hemos sentido y tocado. Pero no nos enteramos.

Se que preguntarme a qué huele Dios es un koan, pero también se que su beso en mi mejilla no se borra ni su  bendición.


.




No hay comentarios.: