Epicuro

"Haec, inquit, ego non multis, sed tibi; satis enim magnum alter alteri theatrum sumus."

Epicuro




octubre 19, 2015

Paz, Libertad, Democracia




Luis Fernando Gutiérrez-Cardona


—¿Mataré?
—Mata si eres asesino.
René Daumal



He perdido muchos amigos muy queridos por razón de lo que suponen es mi postura política. Es triste y lo lamento. Se los he aclarado: soy de los que votan contra el régimen porque todo régimen ha de ser revocable por los ciudadanos y ha de tener claro que eso puede pasarle so riesgo de volverse dictadura. Ver al respecto el discurso de Simón Bolívar en Angostura. Hace por tanto meses que no incurro en comentarios al respecto. Pero si renuncio a exponer mis ideas renuncio a ser yo mismo.

¿Por qué, sabiendo todos que la paz es un bien supremo, la mitad de los Colombianos está contra el proceso en La Habana y más del 60% de ellos, según encuestas, no cree que las Farc obran con verdad? Es muy interesante. De una parte es totalmente equivocado el planteamiento de que quienes son amigos del proceso Santos son los buenos y que los malos son los que no, que por tanto son perros, guerreristas locos, seguidores a ciegas de otro personaje. No voté por la reelección de Uribe, ni siquiera en cuerpo ajeno cuando impuso al actual Presidente.

Los colombianos que este año llegan a las urnas nacieron a la razón bajo la durísima lucha entre el estado y la guerrilla comunista desbocada que se sintió a las puertas del poder durante y después de los diálogos del Caguán, y abusaron en todos los sentidos. Para quienes nacimos en tiempos anteriores Colombia no fue fundada en el 2002, la lucha no empezó allí y no es entre Uribe y las Farc. Es entre dos modelos econòmicos y de estado. Viene de mucho antes y los recursos utilizados en el conflicto principalmente secuestros, toma de poblaciones, ataques a la fuerza pública, tomas de territorios dentro del propósito de toma del poder por las armas, valiéndose todo. Esto cuenta a la hora de pensar que pasará con estos tipos. Sencillamente les tenemos miedo porque ellos infundieron miedo como parte de todas las formas de lucha y de la doctrina guerrillera de mate uno y atemorice millones. Si. A mi personalmente me da miedo.

Por eso cuando se anuncian con toda la parafernalia mediática un acuerdo con apretón de manos que iguala al jefe de los malos con el Presidente elegido en las urnas, uno se pregunta para donde va eso. Luego se han derramado miles de litros de tinta y montones de palabras tratando de explicar lo que no existe: el tal acuerdo no existía, lo cual es aceptado esto ya por todos, ni existe aún. Me consta por razón de mi oficio que todo el que hace quince años tuviera una hacienda, una finca de recreo, un negocio en zonas rurales, tenia que pagar vacuna a quienes los extorsionaban y a quienes salieron como salvadores... ¿meterán a la cárcel a mis amigos, a mis tíos, a mis clientes? ¿A los empresarios que pagaban para llegar con su camión cargado de refrescos o alimentos a algún lugar del Llano? ¿Al que pagaba a los "muchachos" para que cuidaran su casa en alguna vereda perdida en las montañas de algún pueblo? ¿Serán igualados el secuestrador que tuvo atado de un árbol  mujeres y hombres durante más de diez años, y el que daba diez mil pesos a las autodefensas? ¿Los que mataban a sangre fría incluso a los suyos en juicios revolucionarios? ¿Jueces internacionales a la medida de los malos? No. Ese sapo me cuesta tragarlo por mucho que traten de lavarme el cerebro las columnas y editoriales de prensa, de radio o de televisión.

La otra parte, en este caso, no son los ciudadanos que no están de acuerdo con esos tratos. Los otros siguien siendo los mismos: los que utilizaron collares bombas, secuestros y violencia contra quienes pensaban diferente de ellos o quienes querian el poder a toda costa y lo siguen queriendo. Los que hacían pescas milagrosas en las carreteras, rios y hasta en aviones, y asesinaban a las víctimas de los secuestros y seguían cobrando por su rescate. ¿Van a obtener como concesión el poder, no por un proceso democrático, sino por una claudicación?

Se puede pensar diferente a lo anterior, pero aunque se crea que la solución es la paz a cualquier precio, no se puede dejar de considerar el miedo que siente el otro. Miedo a que, comunistas como son declaradamente, impongan el régimen que quieran. Miedo al Paredón, recurso de los Castro, miedo a la Expoliación, a la Expropiación y el uso de la justicia revolucionaria al modo Chávez. ¿Elevar a categoría de delito el hecho de pensar? ¿De conversar con los amigos? Se puede aducir que muchos vivimos en el pasado. No vivimos en él pero estamos relacionados con él. Y los guerrilleros que negocian vienen de ese pasado. No son chicos de 20 años. Esta en mi opinión es el problema. ¿Cómo puede darse respuesta a ello? ¿Cómo hacer la paz y que quedemos en paz?

§

No hay comentarios.: