Epicuro

"Haec, inquit, ego non multis, sed tibi; satis enim magnum alter alteri theatrum sumus."

Epicuro




septiembre 15, 2016

El cuerpo



Luis Fernando Gutiérrez-Cardona

El cuerpo. Ese gran desconocido y menospreciado en el altar de la dualidad del impulso religioso. Esa religión de términos -re ligare ion- que quiere comunicarse a través de un espíritu ajeno y contrario a lo que lo contiene. Asaz inexistente. El cuerpo. Eso que cargamos como una cruz porque alguien lo determinó perjudicial, pecaminoso. Vehículo lascerable, vergonzante, que todos cubren, que la mayoría evita. El cuerpo: continente y contenido. Existencia total y única. ¡Ah! Si pudiera decirlo mejor que M. Yourcenar en aquellas páginas:


"El juego misterioso que va del amor a un cuerpo al amor de una persona me ha parecido lo bastante bello como para consagrarle parte de mi vida.

[...]

En el caso de la mayoría de los seres, los contactos más ligeros y superficiales bastan para contentar nuestro deseo, y aun para hartarlo. Si insisten, multiplicándose en torno de una criatura única hasta envolverla por entero; si cada parcela de un cuerpo se llena para nosotros de tantas significaciones trastornadoras como los rasgos de un rostro; si un solo ser, en vez de inspirarnos irritación, placer o hastío, nos hostiga como una música y nos atormenta como un problema; si pasa de la periferia de nuestro universo a su centro, llegando a sernos más indispensable que nuestro propio ser, entonces tiene lugar el asombroso prodigio en el que veo, más que un simple juego de la carne, una invasión de la carne por el espíritu."




©

 

No hay comentarios.: