Epicuro

"Haec, inquit, ego non multis, sed tibi; satis enim magnum alter alteri theatrum sumus."

Epicuro




julio 05, 2007

¿Existe una "naturaleza humana"?


"De donde saldrá el martillo
verdugo de está cadena"
(Miguel Hernández)




"Sin embargo, esta especie de habilidad que tiene el hombre para separarse de su entorno y para dividir y distribuir las cosas le ha llevado últimamente a un campo de resultados negativos y destructores, porque el hombre ha perdido la consciencia de lo que está haciendo y, por tanto, ha extendido el proceso de división más allá de los límites dentro de los cuales funciona correctamente. En lo esencial, el proceso de división es una manera de pensar sobre las cosas adecuada y útil principalmente para las actividades prácticas, técnicas y funcionales (por ejemplo para dividir un terreno en distintos campos, en donde deben crecer diferentes cultivos). Sin embargo, cuando este modo de pensar se amplía a la noción que el hombre tiene de sí mismo y al mundo entero en el cual vive (por ejemplo a su propio concepto del mundo), deja de considerar las divisiones resultantes como simplemente útiles o convenientes y comienza a verse y sentirse a sí mismo, y a su mundo, como formados realmente por fragmentos con existencia separada. Guiado por un concepto fragmentario de su propio mundo, el hombre intenta entonces romperse a si mismo y su mundo para que todo parezca corresponder a su modo de pensar. Así consigue una prueba aparente de que su propio concepto fragmentario del mundo es correcto, aunque, por supuesto, no advierta el hecho de que es él mismo, actuando según su manera de pensar, quien ha introducido ésta fragmentación que ahora parece tener una existencia autónoma, independiente de su voluntad y de su deseo.

Desde tiempo inmemorial, el hombre ha sido consciente de la existencia de este estado de fragmentación aparentemente autónoma, y a menudo ha proyectado mitos acerca de una primigenia "edad de oro", antes de que la escisión entre el hombre y la naturaleza y entre hombre y hombre hubiera tenido lugar; el hombre ha buscado siempre la totalidad mental, física, social, individual." (David Bohm, La Totalidad y El Orden Implicado)

Duda uno de que exista una pretendida "naturaleza humana"; lo que haya resultará de las características de cada propia visión fragmentaria. En esta esquina noroccidental de américa del sur unos tipos asumen que el universo es la muerte. Algunos tienen secuestrados a otros, sin más justificación que la de tratarlos como mercancía de intercambio, por espacios que superan los 10 años, y un día cualquiera resuelven que hay que matarlos y lo hacen. Lo informan en un comunicado a la una de la mañana, expresan "dolor" a las familias de las víctimas y proceden a secuestrar también los cadáveres. Otros usan la motosierra: son más directos. Hay quienes han preferido la quema de edificios. O volar aviones. Santander mandó matar los oficiales españoles presos de la llamada batalla de boyacá, porque si y sin fórmula de juicio. Bolívar, bueno hay que mirar que hizo a los pastusos.

¿Gente? ¿Por qué inquietarse por la gente? ¡Hagan más que eso es fácil!. ¡Hip!

Cada quien en su pequeño fragmento; para cada quien su pensamiento es la realidad -no su realidad, sino "la realidad"-. Por lo tanto todo vale.

No hay comentarios.: