Epicuro

"Haec, inquit, ego non multis, sed tibi; satis enim magnum alter alteri theatrum sumus."

Epicuro




noviembre 30, 2007

Encuentro




Luis Fernando Gutiérrez-Cardona


Conversaron un largo rato por el chat. Se permitieron reflexiones, pensamientos profundos, emociones, confidencias. Se dieron esas licencias que la conversación personal no admite y hasta dejaron deslizar un pequeño poema de esos a que es tan afecto. Dos que dialogan sin querer nada de sí ni buscar nada. Como quien toma el aire. Abiertos, confiados.

No se conocen en la forma usual de conocerse. "Sería bueno un café" -sugiere- ¿Por qué no? -"No tiene que ser ya, no hay afán" se dicen. Días después se encuentran: -"¿Qué quieres?" "Un café -responde-. Esa es la idea". Sirve una taza que prepara de un paquete recién molido que abre llenando el espacio de ese aroma genial. Solo una. "No me gusta el café" anota. Es un detalle de su parte que advierte y se lo expresa.

La conversación, fácil, fluye un poco –muy poco- menos espontánea. Más general, sí. El lenguaje corporal se expresa en los lugares que eligen para sentarse. No hay incomodidad aparente, pero hay distancia.

Después de una hora agradece y se despide. La puerta se cierra suavemente.

Camina bajo el frío sin prevención. Con el corazón abierto toca en el camino los árboles de la avenida, mira la luna y le sonríe, mira a los ojos de gentes que pasan por el lado, que, sorprendidas, le saludan. Mira la ciudad que vive. Vive. 

La próxima vez, piensa, aceptará los tragos que esta vez no quiso.

Ratifica la gratitud con un mensaje. En el buzón no aparece alguno suyo. 

Entiende. No habrá próxima vez.

Al verse dejaron de verse y en vez del ser, miraron la persona. 

Persona es lo que, delimitado por la piel, ocupa un cierto espacio.

(Aunque es tiempo de lluvias el sol, entre la nubes o a pesar de ellas, brilla a cada rato.)


§

No hay comentarios.: