Epicuro

"Haec, inquit, ego non multis, sed tibi; satis enim magnum alter alteri theatrum sumus."

Epicuro




septiembre 23, 2009

Respuesta a una pregunta



Luis Fernando Gutiérrez-Cardona


 

 

"Si la carne se despereza, ¿qué sucede cuando la carne no es externa, no es una extensión del cuerpo? ¿Cuándo solo es el corazón? Cuéntame eso: ¿cómo la carne se vuelve un liquido tumefacto y concupiscente?"




1. No lo sé. El deseo es la causa del sufrimiento. Pero la satisfacción del deseo no es la causa de la felicidad. ¿Qué sucede en el evento que propones? Por lo que pueda servir te diré que hago: vuelo.

2. La carne, como si fuera "otra cosas", es un subproducto de cierta moral religiosa. De la división inapropiada del ser en cuerpo y alma la energía sexual se adjudica a la carne siendo que es del ser, entendido este como uno. No resulta válido asegurar que "la carne se vuelve un liquido tumefacto y concupiscente" como si se volviera eso y no lo fuera. ¿Puede, en ese entorno, algún placer llamarse deshonesto?. Solo en tanto y cuanto que afectare a quien no lo quiera, o lo involucrare contra su voluntad.

Si la carne se despereza, lo que habría que hacer es darle trabajo. Volver a Diógenes, hacer el amor y las necesidades en la calle y vivir de acuerdo con la naturaleza. Sin exageraraciones, claro

Siendo que la carne es eso y también lo otro, siempre se es una extensión del otro. Hay más de una manera de hacer el amor.



*

No hay comentarios.: