Epicuro

"Haec, inquit, ego non multis, sed tibi; satis enim magnum alter alteri theatrum sumus."

Epicuro




marzo 09, 2010

Notas de Aire


Luis Fernando Gutiérrez-Cardona


"Cuando le preguntaron si creía en el libre albedrío, Isaac Bashevis Singer respondió: "No tengo otra elección"

Evidentemente la respuesta es una ironía frente a la pregunta que no ofrece más posibilidad pues si se responde negativamente también se afirma lo propuesto. ¿De hacer qué cosas se es libre? ¿De escoger profesión u oficio? ¿De practicar una cosa u otra como plazca? ¿De tomar un camino o de tomar otro? ¿De enamorarse? Nada parece estar dado por el libre albedrio. Más bien todo sugiere el camino por el que se debe andar y se sigue pues no hacerlo deriva en consecuencias dolorosas y en el pago de un alto precio. En muchísimos casos sí, pero es probable que no se sea ingeniero químico o sicólogo porque el papá lo sea, o es muy posible que se estudie estadísticas o administración porque esa fue la carrera para la que se encontró la puerta abierta. Aún en el evento de que se estudie economía por llevar la contraria a quien quería que estudiara agronomía, se está haciendo uso de un libre albedrío determinado por las circunstancias. El muy cristiano occidente predica el libre albedrío como manera de justificar a Dios que de esa manera no resulta responsable de las cosas que le pasan al pobre hombre. Hasta Jesús escogió el camino simple del "hágase tu voluntad y no la mía". El Islam en cambio y por la misma razón, predica que no se mueve la hoja de un árbol si no es porque Alá así lo quiere y hace consistirlo todo en ponerse entre sus manos, las de Alá, que lo define todo. En el budismo, que propone también una especie de salvación, alcanzar la iluminación, se está condicionado por la mente de la que no se consigue escapar. Puede llegar a hacerse, pero en eso estriba el alcanzar el Nirvana. Se es solo libre cuando ya esa libertad no sirve de nada puesto que se ha trascendido a un estado diferente. Y en ese estado tampoco se es libre. ¿Son libres las almas en el cielo?

Todo resulta siendo maya. Ilusión. Creer que se decide, no significa decidir. ¿Porque el hombre no decide el camino por el que va la tierra en el espacio, decide el universo? Pero ¿porque decide si quedarse bajo la lluvia o buscar refugio, decide él? En este caso es posible que decida el rayo que infunde la urgencia de ponerse a salvo.

Y puedo decidir, para mi dicha y mi desdicha, ahogarme en su mirada, o en su boca —o navegar en sus entrañas— pero, ¿y si no me mira, quién decide?


*

No hay comentarios.: