Epicuro

"Haec, inquit, ego non multis, sed tibi; satis enim magnum alter alteri theatrum sumus."

Epicuro




septiembre 12, 2011

La mesa del lado




 Luis Fernando Gutiérrez-Cardona


Me inauguré niño, —oigo decir al lado— escribiendo en la Remington de mi padre. que tenía unos números 12 a los lados. Luego tuvo en su despacho una Underwood y después una Facit en la que pasé mis primeros trabajos de colegio y mis primeras letras. Traían a casa también una Olivetti portátil y medio desbaratada. Posteriormente manejé una de carro ancho, enorme, con el tripitorio afuera, olorosa a aceite,  casi como las que usaban en los bancos, con una grande y reluciente cuchara para devolver el carro y dar espacios, en la que cargaba seis o siete copias en papel carbón. No quería uno equivocarse y no lo hacía porque la borrada era hartísima. 


Después me tocaron todas. Las IBM eléctricas en las que era posible corregir con plastilina, las que usaban margaritas y cintas correctoras, las que tenían las letras en unas esferas ruidosas y super rápidas, aquellas en que cada letra ocupaba un espacio diferente, hasta que introdujeron las insoportables electrónicas de pequeñas pantallas y memoria, antes de pasarnos a los computadores y a manejar word perfect con unos comandos rarísimos, ya olvidados, que operabamos como lo más natural del mundo. 

El mundo del copie y pegue lo inauguramos también nosotros.

¡Cuántas cosas han surgido y desaparecido en nuestras vidas!






No hay comentarios.: