Epicuro

"Haec, inquit, ego non multis, sed tibi; satis enim magnum alter alteri theatrum sumus."

Epicuro




noviembre 08, 2011

Noticias de la Parroquia




Luis Fernando Gutiérrez-Cardona



(Alrededor de una columna de William Ospina en El Espectador, en que se lamenta por la alegría que produce la muerte de los malos.)

1. No me parece bien un Presidente que se regodea en los cadáveres. Uno que hoy está en Popayán llamando "eso" al del dia y mañana en Manizales echándoles la culpa a ellos mismos porque no corrieron más, atrapados que fueron por una avalancha probablemente anunciada o previsible. Pero no lamentaré a Pablo bombas, que volaba aviones o calles con sus edificios y gentes, o a Pol Pot Reyes, a Jojoy o al de ahora, que mantenían hombres y mujeres atados con cadenas de sus cuellos a los árboles y los siguen teniendo años y años, o que los han convertido en medio de intercambio o simplemente los ha asesinado mientras buscan también a quien culpar. Y no convengo con que le echen la culpa a 'Colombia', como si eso fuese una cosa aparte, mientras se pontifica "hagan, delen, construyan, vean".

2. Asi como debe leerse la columna de Ospina hasta el final, es recomendable leer hasta el final el texto de Brecht: "El peor analfabeto es el analfabeto político. El que no ve, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. El que no sabe que el costo de la vida, el precio de los garbanzos, del pescado, de la harina, del alquiler, del calzado o de las medicinas, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece e hincha el pecho diciendo que odia la política. No sabe el imbécil, que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado, el asaltante y el peor de todos los bandidos que es el politico corrupto y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales."

Entero dice  más que la parte que se usa para descalificar al contertulio llamándolo analfabeto político. 

Matizo que el analfabeto político será siempre aquel que no piense como yo. 
 
3. Ospina se deshace en verborrea y manda, ignorante de lo que democracia es, que hagan, construyan y den para que vean.
Ubicándose él afuera, hace uso de la retórica de que los malos no son malos si no que la pobreza los incita o los crea. El muy colombianísimo recurso de que la culpa es del otro o es de todos. Pero no. Cano era un niño de familia bien de Bogotá y el padrino de bautismo de Escobar fue el exministro Joaquin Vallejo. Los sicarios de Medellin no surgieron por generación espontánea: lo hicieron porque alguien con dinero les pagó mucho para que lo fueran conforme a su interés. Los paramilitares no salieron de entre los pobres y los ignorantes, sino de entre los ricos e ilustres que los hicieron para no aparecer ellos, los financiaron, los armaron y los pagaron. No eran pobres los Castaño ni Mancuso ni Jorge 40. Ni Simón Trinidad. ¡No era pobre Lenin! Los guerrilleros bien puede que lo sean por convicción, pero también porque los recluten a las buenas o a las malas o porque los atraigan con dinero. 

Las cúpulas de cada caso lo que buscan es el poder. Los paracos querían refundar "la patria" (eso abstracto llamado Colombia a lo que se quiere hacer ver como un ente real, culpable o realizador por si mismo). La patria se la quieren poner de ruana todos: las Farc -que estuvo a punto de conseguirlo porque el establecimiento con Presidente a bordo se las sirvió en bandeja de plata; Pablo Escobar al que le construyeron una cárcel y leyes a su medida; la Iglesia Católica, los mineros, los extranjeros y todo el que dice quererla porque realmente la quiere, pero para sí. 

Todos con el común denominador de que, como Ospina, no creen en la democracia. Creen en poder ser los que "hacen, construyen y dan para que vean". Ninguno quiere el poder ejercido por el pueblo. 

Lo que hay, tampoco, pero se disimula.


§


No hay comentarios.: