Epicuro

"Haec, inquit, ego non multis, sed tibi; satis enim magnum alter alteri theatrum sumus."

Epicuro




diciembre 16, 2012

Adam Lanza


Luis Fernando Gutiérrez-Cardona


Vemos morir niños en las calles de las ciudades palestinas. La televisión nos trae imagenes de niños que huyen de los bombardeos a territorios israelies. Mueren por centenares de hambre y desamparo en Africa. Derivan su comida de los basurales de Bogotá. Fueron llevados a fungir de sicarios en las calles de Medellín. Son explotados como esclavos en China o como guerrilleros en Colombia. Se les convierte en objeto sexual de turistas ricos en Asia, se les entrena como bombas humanas. Venden drogas para otros en las calles de Sao Paulo. 

Los niños son carne de cañón en casi todo el mundo. Es que hay tantos.

Sus cerebros son programados por sectas religiosas grandes y pequeñas. La propia familia les siembra fobias y odios. Los medios los transforman en máquinas de consumir. Son el futuro de todos ellos. 

Y son niños que fabrican otros niños en una proyección sin fin. Tal vez sean niños solitarios, tan solitarios que ni siquiera tienen una cuenta en las redes sociales o quisieron salir en el anuario del colegio. Niños  a quienes su madre, aficionada a las armas,  lleva a campos de tiro para terminar convertida en su diana. Una madre seguramente amorosa, una madre que trabaja en el colegio al que lleva su hijo las armas y las usa. 

El presidente llora por la televisión, pero se sabe incapaz de controlarlo. 

El dios que veneramos exigió el sacrificio de un infante, y se hizo ofrendar la vida de su propio hijo, para la salvación eterna. Su nacimiento con ese fin es lo que sin más celebramos en esta epoca del año. 

El agua está mal desde la toma.

No son las armas las que matan, aduce el fiscal de todas las series policiacas norteamericanas. Pero en cambio, con esa lógica selectiva de que si es de aquí es bueno pero si viene de otra parte es malo, sí matan la cocaina, la marihuana y otras cosas inanimadas que por si solas no saltan a la garganta de nadie. Se las prohibe y persigue como no se hace con los fusiles de asalto que se pueden comprar en cualquier comercio por $699.99. El número de la bestia. También es de bestia el nombre del arma de alto poder que sirve para incrustar proyectiles enormes en los cuerpos de niños de seis y siete años: Bushmaster .223 que puede disparar seis balas por segundo. Lo entregan con dos magazines de 30. Muy fácil matar así. El nombre del arma evoca a quienes declaran  guerras con mentiras que favorecen, entre otros, a los productores de armas.

Adam Lanza es una víctima. No solo porque también haya muerto. Un ser humano de 20 años de quien hasta ahora nadie ha podido decir nada porque no hay nada que decir.  Tímido y nervioso, inteligente y raro. ¿No hay alguien en nuestro entorno que sea eso: inteligente y raro? ¿Nosotros mismos quizás?  

Váyase a saber qué desató lo que sembraron en su corazón los adultos. "Los niños son esponjas" me dice un amigo que estudió para pedagogo y no siguió en ello tal vez porque encontrara demasiado para él, niño también, ser maestro en una sociedad enferma. 

Gonzalo Arango, en su Elegia a Desquite pregunta: 
¿Qué le dirá a Dios este bandido? Nada que Dios no sepa: que los hombres no matan porque nacieron asesinos, sino que son asesinos porque la sociedad en que nacieron les negó el derecho de ser hombres.
No quiero que digan que Adam Lanza mató los niños de una escuela. No quiero que digan que se produjo un tiroteo. Quiero que en vez de la fotografia de un joven delgado e igual a tantos otros, pongan la del arma y publiquen hasta la saciedad el nombre de la empresa que produce la herramienta que la sociedad dejó poner en sus manos. Y reconozcan a esta como la victimaria.

Surgirán héroes de la jornada. Harán una pelìcula. Instrumentalizarán a Dios. Pero hoy se venderán quien sabe cuantas nuevas armas y quien sabe cuantos niños serán llevados por sus padres a prácticar con ellas. El miedo lejos de ahuyentar compradores, traerá nuevos. Y correrá más sangre. 



§






 

No hay comentarios.: