Epicuro

"Haec, inquit, ego non multis, sed tibi; satis enim magnum alter alteri theatrum sumus."

Epicuro




junio 25, 2013

El Gran Colombiano


Luis Fernando Gutiérrez-Cardona


No es fácil asimilar las reacciones con motivo de la escogencia del Gran Colombiano. Este esquema fue realizado por la BBC en Inglaterra y luego en México y en Argentina y ahora aquí por History. Alli escogieron a Winston Churchill, el hombre que tuvo a su cargo el gobierno durante la segunda guerra mundial, y a los héroes nacionales Benito Juárez y San Martin en los otros dos paises. Lo cual muestra orgullo patrio en estos dos casos, pero nada más. En Colombia preseleccionaron con la participación del diario El Espectador -que se desmarcó del resultado a posteriori- 125 personajes en 5 categorías. De todo, como en botica, desde Simón Bolívar hasta Mariana Pajón. Quise votar. Escoger uno por categoría implicó pensar mucho. Primero ¿qué debe llamarse un Gran Colombiano? No se trataba, supuse, de escoger el más popular, o a quien hubiese sufrido más o luchado más. Debía pensar en alguien que hubiera incidido, para bién, en la nación, que debiera emularse, seguirse o imitarse.

Entre los héroes patrios, sigo a Fernando González, solo es grande Simón Bolívar. Pero, ¿qué dice Bolívar a un habitante de la Colombia actual? Hay tantas estatuas suyas y se ha abusado tanto de su nombre que ha terminado vacío de contenido. Se me ocurrió para el siglo XIX Rafael Núñez porque hizo una Constituciòn que condujo la nación cien años y para el XX Luis Carlos Galán, que vio lo que se vendría del actuar del narcotráfico y murió enfrentándolo. ¿Qué nos aportó Galán? Una integridad que poquisímos comprendieron, siguieron pocos y nadie continuó. De resto el desierto.

Gobernantes, muchos y malos. Algunos traviezos, Mosquera, o inocentes como Marco Fidel Suárez y Marroquín no incluidos en la lista. Algunos con ideas, como Alfonso Lopez Pumarejo o los Lleras. Pero ninguno que haya dejado un impacto, un legado, un ejemplo. ¿Entonces quién? Los deportistas, son orgullo de poca monta. Los escritores, García Márquez, Nobel y nada más. Científicos, poquisimos: Patarroyo con su vacuna que no vacuna a nadie, Llinás, ilustre y desconocido. Artistas: Botero un poco más universal, Obregón para sus amigas. Los periodistas, plegados a los intereses de los dueños de los medios, y un cómico rasposo, Garzón, elevado a los altares por irreverente por mártir y por ignorancia de lo que realmente significaba por parte de una juventud que no conoció a Montecristo ni El Pereque.

Ningún educador, ningún pensador. Nadie de talla universal. Ningún patriota. Ningún creador de bienestar para todos. Nadie, salvo Bolívar, apto de llevar el nombre de "Padre de la Patria". Descartado por no ser Colombiano, aunque fue el creador de Colombia. Cosa rara. ¿Dónde Salmona, dónde Gómez Dávila?

El colombiano que marcó la vida de Colombia, que influyó en la mente de sus contemporáneos y de las generaciones posteriores, que sigue estando vivo y actuante a pesar de llevar muerto veinte años, es Pablo Escobar. ¿Pero como llamar semejante ser maléfico Gran Colombiano?

Escogieron -por votación abierta- al que alivió el miedo del abuso de la guerrilla y se percibe rescató el país de sus manos. Porque lo alivió y porque lo volverá a hacer, según se cree. ¿Grande por otros motivos? No. ¿Modélico? No.

En triste. No hay un Grande en Colombia en los casi 200 años que tiene este pais. El hombre que forjó el ser nacional actual, ponia bombas, mataba sin compasión en las calles y tumbaba aviones llenos de gente.



§





No hay comentarios.: