Epicuro

"Haec, inquit, ego non multis, sed tibi; satis enim magnum alter alteri theatrum sumus."

Epicuro




julio 05, 2013

Viernes


Luis Fernando Gutiérrez-Cardona


Hoy me toca ser viento. Ten cuidado. 
Refuerza tus ventanas con maderas 
y con golpes firmes
-Eduardo Casar-.









Los viernes tienen cierta magia. Me visto de bluyín, de camisa casual, de tenis. Los viernes, así, son viernes. Tomo la tarde para mí. A medida que avanza el día sigue siendo viernes como hasta las cuatro en que de pronto va volviéndose mañana de lunes o tal vez martes. Es porque no tengo a quien llamar, con quien sentarme a tomar un café o un vino, o a conversar del tiempo o de la vida. Conozco personas, soy sociable, no es carencia. Es que no me atrevo a molestarlas. Tendrán sus programas y no cuento en ellos.

A las cinco de la tarde, o como a las seis y media, el viernes deja de ser viernes, martes, lunes o cualquier otro día. Simplemente desaparece de mi vida. Tiempo en el reloj, noche que avanza, abono a la cuenta del limbo o del infierno.

Entonces tomo, solo, ese café, ese vino o esa cerveza. Hurgo en mi teléfono. Espero mensajes o llamadas que no llegarán. No envío ninguno. Lo apago.

Forzando una sonrisa amarga camino hasta donde habito. Busco algún libro y un cuaderno de notas y leo y escribo hasta cuando, para ahuyentar los démones que huelen la carroña, luego de distraerlos o de alimentarlos, no queda otro camino que esconderse de ellos bajo las sábanas. Así, sin comer nada, ocasionalmente ido, mayor y menormente enajenado a la mente. A veces este proceso toma diez minutos, a veces muchas horas. Viajero a la fuerza por un camino vacío.

— ¿Quién eres? pregunta uno de ellos.
— No importa quien soy. Importa qué.






.

No hay comentarios.: