Epicuro

"Haec, inquit, ego non multis, sed tibi; satis enim magnum alter alteri theatrum sumus."

Epicuro




junio 19, 2014

Azul



Luis Fernando Gutiérrez-Cardona


El lenguaje es la más pronunciada
de las trampas.

Francisco Hernández



Al principio son los ojos. Una mirada al pasar. Reincidente,  ata y genera no sé qué de cosas que llaman amor, pero son llamas.

Otra mirada -la misma a veces, es el asentimiento que llenan las palabras luego. Mandan los ojos pero los espacios son de ellas. Susurro a veces, a veces gritos y alaridos. Tormentas de lluvias y luceros. Manos que pugnan por hallarse y que se encuentran y no quieren soltarse ya.

Entonces cae de los labios, emocionado, aquel primer te amo. Y se buscan lugares solitarios para gritárselo al viento en su presencia, mientras ríe y pregunta por qué y escucha que es para que se integren con el éter que los llevará y darán vueltas y vueltas a la tierra para siempre y en cada una de ellas los traerá de nuevo y los escuchará sonar con suavidad en sus oídos, un poco antes de cerrar los ojos y al abrirlos, siempre.

Luego son las caricias, las manos toman los espacios, los abrazos vuelven dos en uno. Los pies descalzos sobre los propios pies descalzos. Los ojos se cierran para que mire el alma; las palabras se dicen silenciosas. Se enredan los cuerpos. No se dice nada y se comparte todo.

Rodeados, de pronto, por ondas de energías de colores blancos y azulados, de aromas de piel, de sus sabores, de emociones saladas, de abandonos, se es, en plenitud, unidad, totalidad y todo más allá de todo.

Que te siga por siempre mi mirada; que esté siempre mi voz en tus oídos, que no se aparten mis manos de las tuyas y que, llegado el tiempo de miedos y abandonos, no esperen el adiós definitivo para volverlas a enredar entre las mias frías.


.




No hay comentarios.: