Epicuro

"Haec, inquit, ego non multis, sed tibi; satis enim magnum alter alteri theatrum sumus."

Epicuro




agosto 22, 2014

Confesión



Luis Fernando Gutiérrez-Cardona



La vida nos tiene atrapados
M. Yourcenar




Muchas veces te dije que te amaba. Y no mentía.
Soy culpable de ello.
Soy culpable de desearte, de perderme en tu pelo y en tus besos,
de juntar tus dedos en los mios, de hacer un nudo con tus brazos, de enredarme en tus piernas y en tu sexo.
Perdóname por ello.
No podía suponer que edificaba una cárcel, que nos meteriamos los dos entre unos muros.
Ebrios de felicidad nos expusimos al camino.

Somos seres humanos y no piedras. Pero también las rocas son arrastradas por el viento, por las tormentas y por la propia tierra: cambian de lugar, son expulsadas por los volcanes, ruedan por las laderas y son llevadas de aquí para allá por océanos, por rios y por aguas.
La tierra misma no permanece en un solo lugar. Gira a velocidades alucinantes alrededor de su estrella que a la vez viaja por la galaxia en una vuelta de 225 millones de años.
Supongo que ambos viajes, el del planeta y el del sol, empiezan y terminan cada instante.

Perdóname por no haber podido estarme quieto en la relativa inmovilidad de tus abrazos. 
Si hubiese pensado que al decir te amo estaba encadenándonos hubiera evitado decirlo porque sé que la quietud no existe, que fluímos.
Si cada vez que te dí un beso, que hicimos el amor, hubiese pensado en la imposibilidad de otra boca, no te lo hubiera dado ni besaría otras.

Perdóname amor por amarte como soy: voluble y móvil.

Si, millones de veces te dije que te amaba.
Y si te dije que sería por siempre es porque cada instante es una eternidad. 


Ya no me amas. Eso me has dicho.
Ni me deseas ni me quieres.
Cada día nuestro amor es diferente.

Yo creo que si me amas.
Y sé que te amo. Así.

Y si quisieras amarme,
y quererme,
y desearme...



.


 

No hay comentarios.: