Epicuro

"Haec, inquit, ego non multis, sed tibi; satis enim magnum alter alteri theatrum sumus."

Epicuro




octubre 09, 2014

A veces...



Luis Fernando Gutiérrez-Cardona
Hace unos dias un rayo cayó sobre la vivienda de unos habitantes de la Sierra Nevada de Santa Marta en Colombia. Murieron 11 indígenas Wiwa y 18 sufrieron heridas. Los periodistas confrontarían algún ministro preguntándole: ¿porqué eligió el rayo ese lugar para caer si había tanta montaña vacía al lado? ¿porqué las casa de los indígenas son en materiales combustibles? ¿porqué no tenía pararrayos? ¿porqué tanta gente vive en un solo lugar? ¿dónde estaban los bomberos? ¿porqué no habían advertido de que los rayos caen?

El Mamo (lider de la etnia) dice simplemente: 'El rayo fue un castigo'.

Dios en el Sinaí enviaba rayos. Zeus enviaba rayos dirigidos por su gps, creo que uno lo simboliza, y en fín caían rayos "porque así lo quiere Dios". Pero como Dios dejó de existir y Hawkins así lo prueba, la culpa del rayo, el ébola, el cáncer de la próstata y de cualquier cosa ha de ser de alguien. Cualquier alto cargo del gobierno que luego lo derivará a uno menor. Por supuesto andar a la caza de responsables aligera el alma.

Ha entrado en desuso el Código Civil en aquella parte que decía: “Se llama fuerza mayor o caso fortuito, el imprevisto a que no es posible resistir, como un naufragio, un terremoto, el apresamiento de enemigos, los autos de autoridad ejercidos por un funcionario público, etc”.

Los abuelos que lo solucionaban con refranes decían aquello de no arrimarse a la candela, o de que el que se arrima al peligro en el perece.

Lo dicho: a veces pasan cosas.


*


No hay comentarios.: