Epicuro

"Haec, inquit, ego non multis, sed tibi; satis enim magnum alter alteri theatrum sumus."

Epicuro




abril 14, 2015

Günter Grass


Luis Fernando Gutiérrez-Cardona

¿Qué hace tan importante decir respecto de alguien, muerto o vivo, o de su obra, si me gusta o no me gusta? ¿Gustar o no gustar, no es un acto íntimo? Si me gusta ¿no puedo reseñar un poco de aquello para ilustración del respetable? Y si no me gusta,  ¿al respetable qué le importa?

Gunter Grass, a sus 17 años, fue destinado a las SS por el gobierno de su país. Sirvió unos meses al final de la guerra. Pocos se resistieron al gobierno nazi. ¿Qué puede hacerse a esa edad y en ese régimen? ¿O en cualquier otro? ¿Se puede juzgar -personalmente- al chico de 17 que hoy guerrea por su país, según le toca creer, en cualquier parte? ¿No se le considera por ello un patriota?
Vi la película El Tambor de Hojalata hace tiempo, apenas la recuerdo. No lo he leido a profundidad.

Entre mis notas solo este poema en versión de Miguel Sáenz :

Amor

Es esto:
Transacciones sin efectivo.
La manta siempre un poco corta.
El contacto flojo.
Buscar más allá del horizonte.
Rozar con cuatro zapatos las hojas muertas
y frotar mentalmente pies desnudos.
Arrendar y tomar en arriendo corazones;
o en la habitación con ducha y espejo,
en un coche alquilado, con el capó hacia la luna,
dondequiera que la inocencia se baja
y quema su programa,
suena la palabra en falsete,
cada vez diferente y nueva.

Hoy, ante la taquilla aún cerrada,
susurran, de la mano,
el avergonzado viejo y la vieja delicada.
La película prometía amor.


-
—Miguel Saenz, su traductor, dice: Günter Grass se jactaba de que él no tenía ni el bachillerato, no lo terminó. Es un escritor autodidacta con una inmensa cultura aprendida en la literatura, en la vida... y no en las academias ni en las universidades. Tenía innumerables títulos honoríficos, como el Premio Nobel y, antes, el Príncipe de Asturias. Era una persona de una enorme cultura, pero no era dogmático ni teórico, aunque tiene una obra ensayística muy interesante también. A mí me parecía una gran cabeza y además alguien con una curiosidad inextinguible. Estaba siempre leyendo, informándose. Y, sobre todo, tenía una gran base histórica. Conocía perfectamente la historia alemana y la historia universal.

-

Por ahí leo que ningunean, especialmente en Argentina, a Eduardo Galeano: 'un panfletario vulgar', dicen de él: tan fácil que es poner adjetivos. Ningunearon a Mario Benedetti al morir: 'eso no es poesía' dijeron los alharacosos de ambos lados del charco. Pordebajean a Neruda y cuando murió García Márquez callaron 'porque Borges es mejor'.

Harían bien los intelectuales y los críticos iluminados en guardar un poco de silencio y dejar que cada quien se forme su idea. Y si no se la forma porque no lee, no pasa nada: es mejor no tener una opinión que tener solo la de otro.


§

No hay comentarios.: