Epicuro

"Haec, inquit, ego non multis, sed tibi; satis enim magnum alter alteri theatrum sumus."

Epicuro




diciembre 26, 2015

Momentos





Luis Fernando Gutiérrez-Cardona

En un momento, que no tienes idea de cuando ocurrirá, te encuentras de frente con tu vida, mirándola como si fuera otra vista por otro. No te reconoces en la imagen que devuelve el espejo; tu cuerpo y tu mente se disocian. Quizás de alguna manera escojes cual de los dos eres, o enloqueces sabiendo, como sabes, que no eres uno de ellos ni los dos juntos.

Y como uno de esos personajes de las películas actuales al rotar tu cabeza 360 grados en el entorno, hallarás que todo lo que fuiste y eres es poca cosa: un refugio y dentro de él, objetos. Objetos que sabes prescindibles, objetos que te costaron años de lucha, objetos del deseo que son ahora simples cosas que cabrían, de sobra, en un pequeño camión de mudanza. O en una caja de cartón de las pequeñas.

Sabes que nada de esas cosas se irá contigo a ninguna parte y que tampoco tu irás a alguna. Y dibujas una sonrisa amarga que nadie ve y te preguntas ¿valió la pena? Si. Con los primeros asomos de consciencia supiste la respuesta que, sin embargo, el tiempo fue acomodando para convencerte en algunas etapas de que sí.


Pero en un instante que no tienes idea de cuando ocurrió sabes que no: que la nada que eras, era lo que definitivamente eras. Y eres.
Aquellos objetos que hacen o hicieron parte del ser, vistos como objetos, lo fueron y lo volvieron a ser.

Uno mismo incluido.

Se acaba en la escalera de salida, con lo puesto, esperando ser recogido por los servicios funerarios que lo devolverán cenizas. Si las reclama alguien.



§

No hay comentarios.: