Epicuro

"Haec, inquit, ego non multis, sed tibi; satis enim magnum alter alteri theatrum sumus."

Epicuro




agosto 21, 2016

Brasil



Brasil se creyó el cuento de su desarrollo y su capacidad económica y pagó un alto precio que no podía pagar. Hizo bajo protestas populares el mundial de fútbol e hizo los Olímpicos a trompicones. Los hizo pero no ganó nada con ello. Las competencias se cumplieron, la televisión mostró cada detalle, el presidente tramposo los inauguró bajo una enorme silbatina. Los nadadores norteamericanos inventaron un vídeo que dejó patente lo que sentían por el lugar en donde estaban. Estos eventos encierran mucho de estrambótico y de despilfarro. Amigos que han estado en China y pasaron a ver el Nido del Pájaro, aquel espectacular estadio, cuentan que es hoy un visible monumento al abandono. Brasil buscaba ganar prestigio como sede de esos eventos, y lo que hizo fue perderlo tanto hacia el interior como hacía el exterior. El mundial de fútbol de Qatar, conseguido a punta de sobornos igual que el de Rusia están ya rodeados de escándalos. La FIFA implosionó. Un miembro del COI está preso por negociar entradas. Algo tan importante como la maratón pasó lánguidamente en calles vacías y remató frente a unas tribunas solitarias. Una final como la del baloncesto no lleó el escenario. En definitiva eventos de esos debe hacerlo quien puede, quien realmente puede. No quien quiere. Se equivocan los paises pobres que toman esos compromisos (la factura por Rio 2016 es de 20.000 millones de dólares), y los grandes que permiten que enormes recursos que la poblaciòn de ellos requiere en su desarrollo, se desperdicien en beneficio de los más ricos. Está bien que Japón haga 2020: tienen con que.




©



No hay comentarios.: