Epicuro

"Haec, inquit, ego non multis, sed tibi; satis enim magnum alter alteri theatrum sumus."

Epicuro




abril 17, 2017

Nápoles





Luis Fernando Gutiérrez-Cardona




La portada de la Hacienda Nápoles se mantiene como la conocí cuando Pablo Escobar era dueño de ella, de la región, del país y era el motor moral de la nación. No hay que negarlo: el tipo colonizó por entero la sociedad colombiana, la compró, la envileció, la transformó.

El lugar es un hervidero de turistas que llegan en sus autos y también en autobuses que se pelean por entrar.
No sé qué muestren adentro, pero puedo asegurar que la gente no va por ello. No va a ver los animales sobrevivientes de las excentricidades del criminal, ni las figuras de cemento o fibra de vidrio. Todos van a seguir los pasos de Escobar. Todos llevan escondida una cierta admiración, un deseo recóndito de hacer lo mismo. El avión en que coronó por primera vez sigue coronando esa portada por todo lo demás anodina... ¿Cómo es que, siendo, creo, una propiedad del estado, la sociedad no suprime el símbolo del mayor desafío que le haya sido planteado?

Vencido, seguí la corriente por un corto tramo, afortunadamente, pues era el de entrada al aparcamiento. Recordé que también la corriente derrotó mi propósito de no ir a ver las momias de Guanajuato, la cárcel de Alcatraz y no glorificar de ninguna forma a los malos. Así es la vida.


Pero alcance a escuchar frases del tipo "qué rico era este hombre",  "qué gran inteligencia", "era la época en que no eran tan malo". No, refutaba yo: fue malo siempre, química e intrínsecamente malo de principio a fin. Recordé que se inició robando cementerios y carros. Arrodilló al propìo presidente de una nación que se le rindió dejándolo hacerse una cárcel a su medida desde la que reinaba y mataba. Y el único castigo que tuvo fue morir, cazado de cualquier manera, huyendo por un tejado.

Cuando salimos en contravía, los carros y los autobuses fluían llenos de gente emocionada. Yo no comprendo. Como no comprendo porque se le muestra, convenientemente maquillado, todas las noches en series de televisión.

Recordemos someramente, tomado de notas de prensa en internet:


Magnicidios:


- Rodrigo Lara Bonilla, ministro de Justicia, asesinado en abril de 1984.

- Tulio Manuel Castro Gil, juez del caso Rodrigo Lara, asesinado en julio de 1985.

- Hernando Baquero, magistrado de la Corte, asesinado en julio de 1986.

- Gustavo Zuluaga, juez contra Escobar, asesinado en octubre de 1986.

- Jaime Ramírez, jefe de la Policía Antinarcóticos, asesinado en noviembre de 1986.

- Guillermo Cano, director de El Espectador, asesinado en diciembre de 1986.

- Carlos Mauro Hoyos, procurador general, asesinado en enero de 1988.

- María Helena Díaz, jueza sin rostro contra Escobar, asesinada en julio de 1989.

- Carlos Valencia, magistrado del Tribunal de Bogotá, asesinado en agosto de 1989.

- Valdemar Franklin, coronel de la Policía Antioquia, asesinado en agosto de 1989.

- Luis Carlos Galán, candidato presidencial, asesinado en agosto de 1989.

- Enrique Low Murtra, exministro de Justicia, asesinado en abril de 1991.


Bombas y otras cosas:


- El 2 de septiembre de 1989 explotó un camión bomba frente a las instalaciones del periódico El Espectador, en Bogotá.

- El 16 de octubre de 1989, un carro bomba estalló frente a las instalaciones del periódico Vanguardia Liberal, de Bucaramanga.

- El 27 de noviembre de 1989, fue explotado un avión de Avianca que iniciaba su itinerario de vuelo entre Bogotá y Cali.

- El 6 de diciembre de 1989, un bus bomba fue detonado frente a las instalaciones del DAS en el sector de Paloquemao en Bogotá.

- El 12 de mayo de 1990, antesala del día de la madre, detonó un carro bomba en un populoso sector del barrio Quirigua, en Bogotá.

- El 16 de febrero de 1991, un carro bomba fue explotado a las afueras de la Plaza de Toros de La Macarena en Medellín.

- 623 atentados que dejaron como resultado aproximadamente 402 civiles muertos y 1.710 lesionados.

- 550 policías asesinados por Pablo Escobar y el cartel de Medellín. Escobar pagaba en promedio 2 millones de pesos por cada homicidio.

- 100 bombas hizo estallar el cartel de Medellín tan solo entre los meses de septiembre y diciembre de 1989. Los afectados fueron supermercados, entidades bancarias, colegios, instalaciones eléctricas y telefónicas.

- 85 bombas detonó el cartel de Medellín entre enero y mayo de 1990 contra las sedes de Drogas La Rebaja, propiedad del cartel de Cali, en Pereira, Cali, Bogotá y Medellín.

- 10 bombas hizo estallar el cartel de Medellín solo en diciembre de 1992. En 1993 fueron activadas aproximadamente otras 20 en Bogotá y Medellín.

- 700 heridos dejó el atentado contra la sede del DAS en Bogotá, en 1989. setenta personas murieron.

- 111 pasajeros murieron en la bomba que detonó el cartel de Medellín en el avión de Avianca en 1989.

- 15.000 personas murieron, según los estimativos de las autoridades, en los últimos 20 años relacionadas con la guerra contra el narcotráfico. Cinco mil quinientas de ellas entre 1989 y 1993 durante el auge del cartel de Medellín.

*

"Matálo, Pablo, matálo." le decía Santofimio.
Y lo mató. A L. C. Galán.



No hay comentarios.: