Epicuro

"Haec, inquit, ego non multis, sed tibi; satis enim magnum alter alteri theatrum sumus."

Epicuro




diciembre 25, 2012

¿Y el amor?

Luis Fernando Gutiérrez-Cardona


Se enciende
Tan tenuamente como se apaga:
Una luciérnaga.

(Chine)



¿Y el amor? Preguntó ella con insistencia esa noche guajira de chichamaya y estrellas. El wayú la miró con cara de qué desespero esta señora y al final le respondió: el amor viene después de los chivos y del resto de la paga. No estaba equivocado, pero no somos así: nos viene antes.

Circulaban hace años unas tarjetas con el título de Amor Es… Tenían una frase para definirlo, y un dibujo azul y rosa, para sugerir lo que sería. Buscábamos hacerlo caber en alguna frase, en una imagen.

Un día el amor se mete por los intersticios de los ojos, por las circunvoluciones de las orejas, por los giros de la mente. Se absorbe del aire, se tocan las estrellas, el universo desaparece en un beso, en dos manos juntas, en cuatro labios que se vuelven dos que se vuelven uno. El Amor, así, no requiere de definiciones, no requiere de palabras. Se explica en una mirada que no concluye, en una conversación sin final, en una llamada de-no-me-importa-cuanto-dure-ni-lo-que-valga. En un tomarse por los hombros, caminar bajo la lluvia, compartir un pastel, no reservarse nada y decirse al oído un te quiero repetido que se convierte en murmullo, en cascada.

A todos toca un día ese “deseo de lo bello y lo bueno, del ansia de felicidad e inmortalidad. Ese hijo de los dioses de la riqueza y la pobreza. Carencia y deseo, que lejos de delicado y bello es duro y seco. Descalzo y sin casa duerme descubierto a la intemperie en el suelo y en las puertas y al borde de los caminos; compañero de la indigencia. Pero al acecho de lo bello y de lo bueno, valiente, audaz y activo, hábil cazador, tramador, ávido de sabiduría y rico en recursos; amante del conocimiento, formidable mago, hechicero y sofista. En el mismo día florece y vive, cuando está en la abundancia, o muere pero recobra la vida. En medio de la sabiduría y la ignorancia, lo que consigue siempre se le escapa, de suerte que nunca ni está falto de recursos ni es rico”. (Platón)

Amor, triste campo yermo y no por ello despreciable.

E. E. Cummings dice bellamente:

I carry your heart with me (I carry it in my heart)
I am never without it (anywhere I go you go, my dear; and whatever is done by only me is your doing, my darling)
I fear no fate (for you are my fate, my sweet)
I want no world (for beautiful you are my world, my true) and it's you are whatever a moon has always meant and whatever a sun will always sing is you
Here is the deepest secret nobody knows (here is the root of the root and the bud of the bud and the sky of the sky of a tree called life; wich grows higher than the soul can hope or mind can hide) and this is the wonder that's keeping the stars apart

I carry your heart (I carry it in my heart)
___

Llevo tu corazón conmigo, lo llevo en mi corazón,
nunca estoy sin él.
A cualquier parte que voy, vas tú.
Y lo que sea que haga sólo yo, es tu obra.
No le temo al destino, pues tú eres mi destino.
No quiero un mundo pues tú eres mi mundo, mi verdad.
Este es el secreto mas profundo, que nadie conoce.
Esta es la raíz de la raíz
y el brote del brote
y el cielo del cielo
de un árbol llamado vida.
Que crece más alto de lo que el alma puede esperar,
o la mente puede ocultar.
Es la maravilla que mantiene a las estrellas separadas.

Yo llevo tu corazón, lo llevo en mi corazón.


§


No hay comentarios.: