Epicuro

"Haec, inquit, ego non multis, sed tibi; satis enim magnum alter alteri theatrum sumus."

Epicuro




julio 30, 2015

Fui...



Toda la gente anda por ahí haciéndose fotos de si misma, dicho así aunque tenga un cierto nivel de redundancia. Sin embargo, como el brazo no alcanza, lo alargan con algún artilugio para darse, también a si mismos,  perspectiva. Se quiere de esa manera mostrarse dentro del paisaje para no estar tan completamente solo.  Más solo que en la foto del pasaporte no se puede estar. Estar allí, carente de sonrisa, plano y de frente para que los programas de reconocimiento puedan esquematizarte no es lo que se quiere en una selfie o lo que se pide a quien pasa por el lado que capte cuando se le dice por favor tómeme una foto. 
Me chocan mucho las fotos de mi mismo porque ninguna conseguirá retratar el mi mismo mismo que pretendo ser. La foto no es uno, suelo decir cuando me reclaman. Si usted quiere conocerme o saber de mi, léame. 
Pues estos días he sentido el choque emocional de compararme (con-parar-me) contrastando mi ser con mi imagen.  No tiene nada que ver. Mi imagen es un daguerrotipo de algo que no me reconozco yo, a menos que yo sea esa imagen que se que lo soy para todos los demás, siendo que no soy lo que soy para mi. El encuentro brutal con la realidad del envejecimiento y la no menos brutal necesidad de reconocerlo marcan un punto, señalan un camino.
En el gran museo de Asia que hay en esta ciudad me encuentro una estatua de mármol que es la imagen de una viajera que se la pidió a un artista chino el cual la hizo sin cabeza... Pero el artista dice que la estatua si tiene cabeza porque la mostró en espíritu. 
Ayer, por primera vez en la vida, al comprar unos zapatos pensé si eran apropiados para mi edad. Terminé por dejar los que quería a un lado... '¿Qué te pasó con ellos si siempre has sido lanzado para los zapatos?, me dijeron. ''Fui', respondí profundamente triste... 'Fui'.


No hay comentarios.: