Epicuro

"Haec, inquit, ego non multis, sed tibi; satis enim magnum alter alteri theatrum sumus."

Epicuro




octubre 05, 2016

Tiempos





Luis Fernando Gutiérrez-Cardona

- Todo es veloz. La belleza no persiste en la retina más allá del instante que tarda la mano en deslizar la pantalla, y se olvida. Por ello a veces aporto imágenes. Siento que se me escapan, que su significado se deshace y que debo intentar una captura, falsa siempre, pero captura en fin de cuentas. La foto que tomamos con el teléfono no tiene vocación de permanencia, no tiene que esperar, que madurar como antes cuando costaba esfuerzo, dinero y tiempo. Cuando había que esperar por ella a que la revelaran. ¿Recuerdas, César, cuando nos dio por tener nuestro propio cuarto oscuro y equipamientos y estudiamos fotografía y nos llenamos de lentes y de equipos caros? ¿Cuándo la película se terminaba y era costosa y había que ser selectivos? ¿Cuando importaba el ASA? ¿Cuándo experimentamos el blanco y negro y nos enamoramos de él? Revelar, hermosa palabra que mostraba por sí misma; palabra en desuso a los efectos que ningún niño de quince años sabe qué significó. Todo hoy nace revelado y se desecha en una memoria que no es ya la propia y es también desechable. Ni siquiera hay que ocuparse de ello: queda en la nube sin hacer nada para ello.
- Envejezco sin dignidad, activo, intentó viajar cuanto puedo, y voy como buscando el acomodo de los trastos en desuso. Leo y escribo mucho. Y me resigno a que no habrá para mí besos ni abrazos ya. Consciente de que no pueden pedirse ni aceptarse. Me queda lo que veo. Vivir es ver.
- ¿Qué buscas?
- No. Ni busco ni quiero encontrar. Esa faceta de la vida quedó ya terminada.
- ¿Por qué tanto resentimiento con el amor?
- Resentimiento no es la palabra adecuada.
- ¿Entonces apatía?
- Digamos que en el encuentro con uno mismo y con sus démones el amor no halla, en mi caso, un nido. Porque todo amor es intrusivo y es posesivo. Porque ningún amor es generoso. Es más: parece que la característica propia del amor es que sea egoico y destructivo.
- ¿Y si encuentras una persona con tu misma forma de pensar. no te placería que estuviese junto a ti?
- No sirvo para hacer a nadie víctima de mis egoísmos. Serlo de los de alguien es doloroso y no parece haber ningún escape. Amo el amor que no pretende al otro como objeto. Objeto de resentimientos, de iras, de venganzas y sobre todo: de desamor.
- Créeme, la hallarás.
- De hecho, encuentro un amor a cada paso. Cuando voy por la calle me enamoro diez veces cada cuadra. Sé que esa persona nunca cruzará conmigo una palabra. Pero hay algo en su ser, en su mirada, en su caminar, o sonreír, que se comunica conmigo de una vez. A veces volteo y los otros ojos también me están mirando. Dura un segundo exacto. Y ahí acaba.


© 

Manizales, via al Rosario por Guacas
 


No hay comentarios.: